Superposición del sitio

China mantuvo en secreto este naufragio de 800 años durante décadas

La empresa británica Maritime Exploration buscaba un naufragio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en el Mar de la China Meridional en 1987 cuando se topó con algo más esquivo: un buque mercante intacto del siglo XIX. Junto con la empresa china Guangzhou Salvage, el equipo intentaba localizar un barco de la compañía comercial hundido en el siglo XVIII. En su lugar, en las aguas entre Hong Kong y la isla de Hailing, en la provincia de Guangdong, encontraron un junco de 30 metros de largo fechado en el periodo Song del Sur del siglo XII.

En 1125, la dinastía Song perdió el control del norte de China. El emperador se retiró al sur y pronto estableció una nueva capital en Lin’an (hoy Hangzhou). Conocido como el Song del Sur, este estado sobrevivió e incluso floreció.

Las fuerzas enemigas de su norte bloquearon a los Song del Sur de las rutas terrestres del comercio de la seda que conectaban con Asia Central y Europa. Esta arteria había constituido la base de la economía de los Song durante siglos, pero su nueva ubicación en el sur les dio acceso a las extensas rutas marítimas que atravesaban el mar de la China Meridional. Los Song del Sur se dedicaron a la construcción naval y buscaron su fortuna en el agua.

A finales del siglo XII, un barco mercante Song cargado de mercancías emprendió un viaje, pero se hundió poco después de salir del puerto. Ocho siglos después, su descubrimiento ofrece una fascinante instantánea del momento en que China se propuso convertirse en una gran potencia naval.

Levantamiento del pecio

Los buzos supieron que el barco hundido debía de estar en las primeras etapas de su viaje, ya que en la bodega aún había un enorme cargamento. Se decidió bautizar el pecio como Nanhai nº 1 por ser el primer barco de este tipo descubierto en el Nanhai, el nombre chino del Mar de China Meridional.

Una capa de cieno de dos metros de espesor había conservado su casco de madera y su carga, que incluía porcelana, monedas de la época Song y lingotes de plata. El equipo pudo saber que había muchos más bienes a bordo del barco, pero sería casi imposible inspeccionar los restos del naufragio en las aguas limosas. La falta de inversión y de tecnología adecuada hizo que el Nanhai nº 1 permaneciera en el fondo del mar durante dos décadas. El lugar estaba vigilado por la Marina china, que mantenía alejados a los pescadores locales con información errónea sobre la presencia de bombas vivas de la Segunda Guerra Mundial en la zona.

En 2002 se elaboró un plan para levantar el Nanhai nº 1, que se puso en marcha cinco años después. Abierta por la parte inferior, se bajó una jaula de acero de 3.000 toneladas hecha a medida sobre el lugar de los restos. Se colocaron sensores a lo largo del fondo marino para que la caja pudiera ser guiada cuidadosamente hasta su lugar sin dañar el material centenario que había debajo.

A continuación se colocaron pesados bloques de hormigón en la parte superior de la caja para empujar sus lados hacia el limo y por debajo del fondo del pecio. A continuación, los buzos introdujeron fuertes vigas a través de los agujeros de los lados de la caja, creando un fondo para la jaula. Una vez retirados los bloques de hormigón, la enorme jaula de acero -con el Nanhai nº 1 y el sedimento circundante ahora contenido en su interior- se elevó lentamente a la superficie.

Etapas del rescate

En diciembre de 2007, el Nanhai No. 1 y su valioso contenido (que pesaba un total de 15.600 toneladas) fueron trasladados al Museo de la Ruta Marítima de la Seda de Guangdong, en la isla de Hailing, que se había construido específicamente para albergar el pecio. Allí, el Nanhai nº 1 fue colocado en un tanque de agua salada hecho a medida. Gran parte de la carga no se ha retirado de la bodega del pecio. Para evitar el deterioro, el cieno y el agua cubren la embarcación y su contenido, y el tanque se mantiene a la misma temperatura de las aguas en las que se descubrió el pecio. En estas condiciones cuidadosamente controladas, los arqueólogos siguen estudiando el pecio.

Los caminos del mar

A lo largo de los años, los arqueólogos han recuperado decenas de miles de objetos del Nanhai nº 1, incluidos 100 objetos de oro y miles de monedas. Sin embargo, la mayor parte de los 60.000 a 80.000 objetos del Nanhai nº 1 son cerámicas del Song del Sur.

Las rutas marítimas en las que se basaba la dinastía Song del Sur son conocidas por los historiadores como la Ruta Marítima de la Seda. Surgida más o menos al mismo tiempo que el ascenso de Roma en Occidente, la Ruta Marítima de la Seda unía Indonesia y las Islas de las Especias, la India, el mundo árabe y el mundo grecorromano del Mediterráneo.

Es probable que el Nanhai No. 1 zarpara del puerto de Guangzhou (también conocido como Cantón) en el Delta de las Perlas, que, junto con Quanzhou y Xiamen, era uno de los puertos clave del sur de China.

Para los historiadores, el Nanhai nº 1 revela el tipo de objetos que llevaban las flotas del siglo XII. Su enorme stock de cerámica incluía loza negra Jian, estrechamente asociada con el periodo Song, así como celadón verde Longquan, que destaca por su loto tallado y otros motivos florales. Los artículos de celadón se han encontrado en todo el sudeste asiático, lo que sugiere que hacia allí se dirigía el Nanhai nº 1.

Oro, plata y porcelana

Los hallazgos arqueológicos han demostrado que un gres chino con vidriado marrón también era demandado en el sudeste asiático. Conocido como loza Cizao, también se encuentra en la bodega. Sin embargo, no todos los productos de Nanhai No. 1 se consideran artículos de lujo. La porcelana blanca de Fujian se fabricaba en serie y se vendía a precios más bajos.

El cargamento también contenía unas 10.000 monedas. Muchas llevan símbolos vinculados al reinado de Xiao Zong, el undécimo emperador Song que gobernó desde la década de 1160 hasta finales de la década de 1180 y que fue un gran defensor del comercio marítimo.

Un descubrimiento realizado en 2018 ayudó a fijar el momento del viaje. Se encontró una jarra de cerámica entre los bienes de carga que llevaba una inscripción en tinta negra en su parte inferior que vincula su fabricación con el año 1183, lo que sitúa el viaje en la década de 1180 o después.

Pasado y futuro

Paralelamente a su importancia histórica, el Nanhai nº 1 ha sido un medio para que el gobierno chino proyecte la venerable historia del país como potencia naval y comercial. Su descubrimiento en 1987 se produjo justo cuando la Guerra Fría estaba terminando y cuando China empezaba a desempeñar un nuevo papel en la escena mundial. En el momento en que el Nanhai No. 1 fue extraído del lecho marino en 2007, la importancia económica mundial de China era incuestionable.

La Iniciativa del Cinturón y la Ruta, un plan masivo financiado por China y lanzado en 2013 para invertir en infraestructuras en docenas de países, es una actualización consciente tanto de la Ruta de la Seda como de la Ruta de la Seda Marítima. Para muchos chinos, el Nanhai nº 1 refleja tanto las glorias del pasado mercantil de China como sus ambiciosos proyectos de futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.