Superposición del sitio

Cómo el intercambio colombino trajo la globalización y las enfermedades

Hace doscientos millones de años, cuando los dinosaurios aún vagaban por la Tierra, los siete continentes estaban unidos en un único y enorme supercontinente conocido como Pangea. Después de que se separaran lentamente y se asentaran en las posiciones que conocemos hoy, cada continente se desarrolló de forma independiente de los demás durante milenios, incluyendo la evolución de diferentes especies de plantas, animales y bacterias.

En 1492, el año en que Cristóbal Colón tocó tierra por primera vez en una isla del Caribe, las Américas habían estado casi completamente aisladas del Viejo Mundo (incluyendo Europa, Asia y África) durante unos 12.000 años, desde que el deshielo en el Estrecho de Bering borró la ruta terrestre entre Asia y la costa occidental de Norteamérica. Pero con la llegada de Colón -y las oleadas de exploración, conquista y colonización europeas que le siguieron- el proceso de separación global se invertiría firmemente, con consecuencias que aún resuenan hoy en día.

¿Qué fue el Intercambio Colombino?

El historiador Alfred Crosby utilizó por primera vez el término «Intercambio Colombino» en la década de 1970 para describir el intercambio masivo de personas, animales, plantas y enfermedades que tuvo lugar entre los hemisferios oriental y occidental tras la llegada de Colón a las Américas.

En su segundo viaje al Caribe, en 1493, Colón llevó 17 barcos y más de 1.000 hombres para explorar y ampliar un asentamiento anterior en la isla de La Española (actuales Haití y República Dominicana). En las bodegas de sus barcos había cientos de animales domesticados, como ovejas, vacas, cabras, caballos y cerdos, ninguno de los cuales podía encontrarse en América. (De hecho, los caballos se habían originado en América y se habían extendido por el Viejo Mundo, pero desaparecieron de su tierra natal en algún momento tras la desaparición del puente terrestre, posiblemente debido a enfermedades o a la llegada de poblaciones humanas).

Los europeos también trajeron semillas y esquejes de plantas para cultivar productos del Viejo Mundo, como el trigo, la cebada, la uva y el café, en el suelo fértil que encontraron en América. Los alimentos básicos consumidos por los indígenas de América, como el maíz, las patatas y las judías, así como los complementos de sabor como los tomates, el cacao, los chiles, los cacahuetes, la vainilla y la piña, pronto florecerían en Europa y se extenderían por todo el Viejo Mundo, revolucionando las dietas tradicionales de muchos países.

Las enfermedades se extienden entre las poblaciones indígenas

Junto con las personas, las plantas y los animales del Viejo Mundo llegaron sus enfermedades. Los cerdos a bordo de los barcos de Colón en 1493 propagaron inmediatamente la gripe porcina, que enfermó a Colón y a otros europeos y resultó mortal para la población nativa taína de La Española, que no había estado expuesta al virus anteriormente. En un relato retrospectivo escrito en 1542, el historiador español Bartolomé de las Casas informó de que «hubo tanta enfermedad, muerte y miseria, que murieron innumerables padres, madres e hijos… De las multitudes que había en esta isla [La Española] en el año 1494, en 1506 se pensaba que no quedaba más que un tercio de ellas».

La viruela llegó a La Española en 1519 y pronto se extendió a la América Central continental y más allá. Junto con el sarampión, la gripe, la varicela, la peste bubónica, el tifus, la escarlatina, la neumonía y el paludismo, la viruela supuso un desastre para los nativos americanos, que carecían de inmunidad a esas enfermedades. Aunque es imposible conocer el impacto exacto de las enfermedades del Viejo Mundo en las poblaciones indígenas de las Américas, los historiadores han estimado que entre el 80 y el 95 por ciento de ellas fueron diezmadas en los primeros 100-150 años después de 1492.

El impacto de las enfermedades en los nativos americanos, combinado con el cultivo de cosechas comerciales lucrativas como la caña de azúcar, el tabaco y el algodón en las Américas para su exportación, tendría otra consecuencia devastadora. Para satisfacer la demanda de mano de obra, los colonos europeos recurrirían al comercio de esclavos, que dio lugar a la migración forzada de unos 12,5 millones de africanos entre los siglos XVI y XIX.

La sífilis y el intercambio colombino

En lo que respecta a las enfermedades, el intercambio fue bastante desigual, pero al menos una enfermedad mortal parece haber hecho el viaje de América a Europa. El primer brote conocido de sífilis venérea se produjo en 1495, entre las tropas dirigidas por el rey francés Carlos VIII en una invasión de Nápoles; pronto se extendió por toda Europa. En la actualidad, la sífilis se trata eficazmente con penicilina, pero a finales del siglo XV y principios del XVI provocaba síntomas como úlceras genitales, sarpullidos, tumores, fuertes dolores y demencia, y a menudo era mortal.

Según una teoría, los orígenes de la sífilis en Europa se remontan a Colón y su tripulación, que se cree que adquirieron el Treponema pallidum, la bacteria que causa la sífilis, de los nativos de La Española y la llevaron de vuelta a Europa, donde algunos de ellos se unieron más tarde al ejército de Carlos.

Una teoría contraria sostiene que la sífilis existía en el Viejo Mundo antes de finales del siglo XV, pero que se había agrupado con la lepra u otras enfermedades con síntomas similares. Dado que la sífilis es una enfermedad de transmisión sexual, las teorías sobre sus orígenes son siempre controvertidas, pero las pruebas más recientes -incluido un vínculo genético encontrado entre la sífilis y una enfermedad tropical conocida como pian, encontrada en una región remota de Guyana- parecen apoyar la teoría colombina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.