Superposición del sitio

Cómo floreció Tombuctú durante la Edad de Oro del Islam

Durante los siglos XV y XVI, Tombuctú, situada en Malí, fue un importante centro intelectual de la civilización islámica.

Durante siglos, la ciudad de Tombuctú, situada en el centro del actual Malí, en África Occidental, prosperó como uno de los bulliciosos centros de cultura y aprendizaje durante la Edad de Oro del Islam.

El legado de la región como destino intelectual comienza con la Epopeya de Sundiata. Según este poema épico del siglo XIII, el príncipe mandinga del estado de Kangaba organizó una exitosa resistencia contra el duro rey sosso Sumaoro Kanté, y así nació un nuevo imperio.

El Imperio de Malí, situado en la parte alta del río Níger, creció entonces en poder y prestigio. Cuando el poderoso rey de Malí, Mansa Musa I, se anexionó pacíficamente la ciudad de Tombuctú en 1324 tras regresar de su peregrinación a La Meca, el imperio se convirtió en un centro de aprendizaje, cultura y arquitectura excepcionales.

Los orígenes de Tombuctú como antiguo puesto comercial

Tombuctú había sido un puesto de comercio estacional establecido en el año 1100 d.C., donde el desierto del Sáhara y el delta del Níger se unen, creando una zona agrícola exuberante y lucrativa. Los poderosos reinos de África Occidental y los pastores tuaregs del sur del Sáhara comerciaban aquí. Y cuando el Islam llegó a las sociedades tuaregs ya en el siglo VIII, los tuaregs transmitieron la religión a través de puestos comerciales como Tombuctú, facilitando las conexiones entre los pueblos árabes-islámicos y los de África Occidental.

Bajo Mansa Musa I y sus sucesores, Tombuctú pasó de ser un pequeño pero exitoso puesto comercial a un centro de comercio y erudición, convirtiendo al imperio maliense en uno de los más influyentes de la Edad de Oro del Islam. Poderosos reyes de África Occidental y líderes islámicos viajaban desde muy lejos a Tombuctú para comerciar, aprender y fomentar fuertes aliados políticos.

En el siglo XVI, Tombuctú albergaba entre 150 y 180 escuelas coránicas o maktabs. Los gobernantes malienses también construyeron grandes mezquitas, no sólo para la práctica espiritual, sino también como centros de aprendizaje de matemáticas, derecho, gramática, historia, geografía, astronomía y astrología.

Madrasas construidas para el culto y la erudición

Aunque los tuaregs construyeron la primera mezquita, la mezquita de Sankoré, en Tombuctú en el año 1100 d.C., Mansa Musa I la mejoró considerablemente e invitó a importantes eruditos islámicos, o Ulama, para aumentar su prestigio. Mansa Musa I construyó entonces la mezquita de Djinguereber, pagando al renombrado erudito islámico Abu Ishaq Al Saheli 200 kilogramos de oro para que supervisara su construcción. Más tarde, en el siglo XV, cuando el gobernante tuareg Akil Akamalwa llegó al poder en el imperio de Malí, construyó la gran mezquita de Sidi Yahya. En conjunto, estos tres centros de enseñanza, o madrasas, siguen funcionando hoy en día como Universidad Coránica de Sankore, lo que la convierte en el centro de enseñanza superior más antiguo del África subsahariana.

En Tombuctú proliferaron las mezquitas y las escuelas, al igual que en otras florecientes ciudades islámicas como El Cairo y La Meca. En su artículo African Bibliophiles: Books and Libraries in Medieval Timbuktu, el bibliotecario de la Universidad Estatal de California en San Bernardino, Brent D. Singleton, escribe que «en Tombuctú, la alfabetización y los libros trascendían el valor académico y simbolizaban la riqueza, el poder y la baraka (bendición)», y que la adquisición de libros específicamente «se menciona más a menudo que cualquier otra muestra de riqueza».

Los conocimientos contenidos en los libros reflejaban el tejido de la sociedad maliense. El Dr. Abdel Kader Haidara, un erudito maliense que supervisa la conservación de más de 350.000 manuscritos de esta época, afirma que «además de la literatura académica y erudita, hay muchas partes que contienen poesía y dedicatorias a las mujeres». Haidara añade que las mujeres tienen un papel destacado en el mantenimiento del patrimonio maliense y contribuyen al meticuloso trabajo de conservación de los manuscritos antiguos.

Tombuctú también era única respecto a otras grandes ciudades islámicas durante la Edad de Oro del Islam. Por ejemplo, mientras El Cairo y La Meca mantenían una política de acceso abierto a las bibliotecas de sus mezquitas, las bibliotecas de Tombuctú parecen haber sido todas colecciones privadas de eruditos individuales o de familias, según Singleton.

El conocimiento se transmite a través de los libros y las historias orales

No es de extrañar que los libros en Tombuctú fueran posesiones preciadas que se transmitían de generación en generación. Esta práctica refleja la tradición de África Occidental de las historias orales transmitidas por los griots, estimados músicos y narradores de África Occidental que eran los guardianes de la historia de los imperios y las familias reales.

Los griots procedían de la misma etnia mandinga de la que procedía Sundiata y fueron los encargados de componer su epopeya. Al igual que la erudición islámica y la elaboración de libros en Tombuctú, la función de griot sólo se transmitía por linaje y se adquiría mediante un extenso aprendizaje. Los griots siguen ejerciendo hoy en día y entre ellos se encuentran músicos malienses como el intérprete de kora Toumani Diabaté, que puede remontar su linaje de griot a la Edad de Oro del Islam.

El Imperio de Malí decayó en el siglo XV y fue sustituido por el Imperio Songhai. Askia Muhammad, un líder militar de la ciudad maliense de Gao, reinó entre 1492 y 1528 y fortificó la tradición de aprendizaje islámico en Tombuctú que sus predecesores habían establecido. Pero pronto, Tombuctú se vio amenazada cuando la dinastía saadí marroquí invadió el Imperio Songhai a finales del siglo XVI. Gran parte de los centros de enseñanza de Tombuctú fueron destruidos y se perdieron las posesiones de muchas personas, incluidos importantes manuscritos.

No obstante, las ciudades de Tombuctú y Gao pudieron mantener un alto grado de autonomía frente a los saadíes y, en 1632, declararon su independencia de la dinastía saadí. Sin embargo, la Edad de Oro de la erudición, la arquitectura y la cultura islámicas en el imperio Songhai y en toda África Occidental había disminuido gravemente.

Ataques a los manuscritos de Tombuctú

Los manuscritos de la ciudad aún se utilizaban ampliamente para educar en las escuelas coránicas y las grandes mezquitas durante la ocupación saadí del imperio songhai. Pero cuando los franceses llegaron a África Occidental en el siglo XVII, muchos de los productos culturales de Tombuctú fueron saqueados y llevados a Europa, lo que puso fin a la práctica generalizada de aprendizaje a través de los manuscritos.

Estos no fueron los únicos ataques al legado de Tombuctú. En 2012, militantes vinculados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se hicieron con el control del norte de Malí y comenzaron a destruir todo lo que se consideraba haram o prohibido para su práctica religiosa, incluidos los manuscritos de varias generaciones que caracterizaban a la antigua ciudad de Tombuctú.

Con un pequeño equipo, Haidara rescató más de 350.000 manuscritos de 45 bibliotecas diferentes de Tombuctú y sus alrededores y los escondió en Bamako, la capital de Malí. En muchas ocasiones, Haidara y sus aliados fueron amenazados por militantes de Al Qaeda y acusados de robo, un delito castigado con la muerte o la mutilación. Pero Haidara acabó construyendo la Biblioteca Mamma Haidara en Bamako, dándole el nombre de su padre, que también era un erudito y guardián de manuscritos. En 2022, Google Arts & Culture lanzó un archivo online de manuscritos custodiados por Haidara y su equipo.

«Mientras los griots recuerdan la historia a partir de la memoria y el ingenio, los manuscritos son la historia discernible de Malí», dice Haidara. Los manuscritos sirven como prueba tangible de que el Imperio de Malí y su gran ciudad de Tombuctú fueron fundamentales para el legado de la erudición de África Occidental y del Islam. Gracias al trabajo de Haidara, que refleja la tradición oral de grupos como los griots, la preservación de la historia de Malí sigue siendo una misión continua.

«Ni siquiera yo sé todo lo que hay en los manuscritos», dice Haidara. «Cada día aprendo algo nuevo de y sobre ellos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.