C贸mo la derrota de Alemania en la batalla de Stalingrado dio un giro a la Segunda Guerra Mundial

A principios de 1942, el sue帽o de Adolf Hitler de destruir la Uni贸n Sovi茅tica parec铆a estar m谩s cerca de cumplirse. Los soldados alemanes hab铆an marchado victoriosos por las calles de las principales ciudades de la naci贸n comunista, mientras sus compa帽eros sitiaban Leningrado y amenazaban la capital de Mosc煤. Entonces, a finales de ese verano, el l铆der nazi atac贸 Stalingrado. Esa decisi贸n provoc贸 la primera gran derrota de Alemania en el Frente Oriental y se convirti贸 en el punto de inflexi贸n de la Segunda Guerra Mundial.

芦Si se observa toda la operaci贸n, los sovi茅ticos esencialmente aniquilaron el Sexto Ej茅rcito alem谩n y un ej茅rcito Panzer鈥 dejando un enorme agujero en el Frente Oriental禄, dice el historiador de Stalingrado David Glantz, autor de cinco libros sobre la batalla. 芦Los alemanes nunca se recuperaron del todo禄.

Con casi 4 millones de combatientes, la batalla de Stalingrado -llevada a cabo del 23 de agosto de 1942 al 2 de febrero de 1943- empeque帽eci贸 las batallas del Frente Occidental. Los nazis y sus aliados h煤ngaros, rumanos e italianos sufrieron m谩s de un mill贸n de bajas. En los cinco meses de defensa de Stalingrado murieron m谩s soldados del Ej茅rcito Rojo (casi 480.000) que los estadounidenses (416.800) en toda la guerra.

Para los ciudadanos sovi茅ticos, la feroz defensa de Stalingrado por parte del Ej茅rcito Rojo -llamada as铆 por el archienemigo de Hitler, Jos茅 Stalin (l铆der del pa铆s)- se convirti贸 en una fuente de enorme orgullo nacional. Incluso los soldados alemanes reconocieron la capacidad de los sovi茅ticos para resistir p茅rdidas masivas y soportar la lucha en condiciones invernales brutales en la defensa de la ciudad.

芦Los perros luchan como leones禄, dec铆an a menudo los soldados nazis.

芦Todos los que en Stalingrado a煤n poseen cabeza y manos, tanto mujeres como hombres, siguen luchando禄, escribi贸 un cabo alem谩n a su padre en octubre de 1942.

C贸mo empez贸 la batalla de Stalingrado

La campa帽a de Hitler en el sur de la Uni贸n Sovi茅tica comenz贸 como una gran ofensiva en el C谩ucaso para asegurar el petr贸leo para la maquinaria de guerra nazi. En contra del consejo de los altos mandos, que instaron al mercurial l铆der a centrarse en un objetivo, Hitler desvi贸 el Sexto Ej茅rcito del Grupo de Ej茅rcitos Sur al mando del general Friedrich Paulus hacia Stalingrado. Esta decisi贸n estuvo motivada por su situaci贸n como un importante centro industrial, de comunicaciones y de transporte a lo largo del r铆o Volga.

Despu茅s de que la Luftwaffe bombardeara la ciudad desde el aire, el Sexto Ej茅rcito estuvo a punto de empujar a todo el Ej茅rcito Rojo hacia la orilla oriental del Volga. Pero los alemanes no tardaron en verse atrapados en una brutal guerra urbana entre los escombros de la ciudad.

芦Stalingrado ya no es una ciudad禄, escribi贸 un soldado alem谩n. 芦De d铆a es una nube de humo ardiente y cegador. Cuando llega la noche, los perros se sumergen en el Volga y nadan desesperadamente hacia la otra orilla. Los animales huyen de este infierno; las piedras m谩s duras no pueden soportarlo durante mucho tiempo; s贸lo los hombres aguantan禄.

Los sovi茅ticos, mientras tanto, disfrutaban desangrando al Sexto Ej茅rcito: 芦Si no hubi茅ramos tenido armas, habr铆amos matado con nuestras propias manos a los que hab铆an venido a quitarnos el Volga禄, dijo un sargento del Ej茅rcito Rojo.

El 19 de noviembre de 1942, los sovi茅ticos lanzaron la 芦Operaci贸n Urano禄, una contraofensiva para rodear al ya asediado Sexto Ej茅rcito y a sus aliados. Tres d铆as despu茅s, el anillo se cerr贸, atrapando a 250.000 soldados en un 谩rea de aproximadamente 30 millas de ancho por 20 millas de profundidad.

Incapaz de obtener suministros adecuados desde el aire de la Luftwaffe, el Sexto Ej茅rcito se marchit贸 bajo los incesantes ataques. La temperatura baj贸 tanto que las m谩quinas quedaron inutilizadas. Miles de soldados del Eje sufrieron congelaci贸n y desnutrici贸n. Paulus pidi贸 permiso para salir del Kessel -la palabra alemana para caldera- pero Hitler se neg贸. Un esfuerzo de rescate del ej茅rcito alem谩n desde fuera del cerco fracas贸.

A finales de enero de 1942, Paulus pidi贸 a Hitler permiso para rendirse en lugar de arriesgarse a la aniquilaci贸n. 芦El Sexto Ej茅rcito mantendr谩 su posici贸n hasta el 煤ltimo hombre y el 煤ltimo asalto禄, respondi贸 el l铆der nazi, 芦y con su heroica resistencia har谩 una contribuci贸n inolvidable al establecimiento de un frente defensivo y a la salvaci贸n del mundo occidental禄.

El 31 de enero de 1943, Paulus dej贸 atr谩s su maltrecho cuartel general en el coraz贸n de Stalingrado y se rindi贸 a los sovi茅ticos. Cuando Hitler se enter贸 de la noticia, el a menudo vol谩til F眉hrer se qued贸 mirando en silencio a su sopa.

El programa de pr茅stamo-arrendamiento de EE.UU. ayuda a la victoria sovi茅tica


La opini贸n p煤blica alemana no fue informada oficialmente de la catastr贸fica derrota hasta finales de enero de 1943. Hitler estaba tan conmocionado por el desastre que en el d茅cimo aniversario de la toma de poder de los nazis en Alemania, el 30 de enero, no pronunci贸 su habitual discurso por radio. El ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, pronunci贸 el discurso en su lugar.

Adem谩s de la cantidad de v铆ctimas de Stalingrado, los alemanes perdieron 900 aviones, 500 tanques y 6.000 piezas de artiller铆a. Con las f谩bricas sovi茅ticas superando a las alemanas, las p茅rdidas eran imposibles de recuperar para los nazis.

Cuando las tornas cambiaron, los sovi茅ticos se beneficiaron de la ayuda de Lend-Lease de Estados Unidos. 芦Si Estados Unidos no nos hubiera ayudado, no habr铆amos ganado la guerra禄, escribi贸 el futuro l铆der sovi茅tico Nikita Khrushchev, que ayud贸 en la defensa de Stalingrado (hoy Volgogrado). 芦De t煤 a t煤 contra la Alemania de Hitler, no habr铆amos resistido su embestida y habr铆amos perdido la guerra禄.

En la batalla de Kursk, en julio de 1943, los sovi茅ticos sufrieron al menos 800.000 bajas frente a las 200.000 de los alemanes. Pero la costosa victoria del Ej茅rcito Rojo puso a los nazis a la defensiva durante el resto de la guerra.

Mientras tanto, en el norte de 脕frica, a finales de 1942, las fuerzas combinadas brit谩nicas, estadounidenses y francesas tambi茅n tomaron la ofensiva contra los nazis. La invasi贸n de los Aliados en junio de 1944 en Normand铆a expuls贸 a los alemanes de Francia y finalmente de Europa Occidental.

El 9 de noviembre de 1944, con los sovi茅ticos a las puertas del Reich en Europa Oriental, Hitler culp贸 a Stalingrado de la inminente desaparici贸n de la Alemania nazi.

Mientras el Ej茅rcito Rojo avanzaba por Europa del Este, los soldados sovi茅ticos prometieron arrasar Berl铆n como los alemanes hab铆an hecho con Stalingrado.

En mayo de 1945, lo hab铆an conseguido.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *