Superposición del sitio

Cómo las primeras ferias mundiales pusieron de manifiesto el progreso de la Revolución Industrial

A medida que Inglaterra y Estados Unidos se transformaban bajo la Revolución Industrial, las Ferias Mundiales sirvieron para impulsar el cambio.
Las Ferias Mundiales evocan imágenes de la visión tecnicolor del futuro de mediados de siglo en Nueva York 1964, la noria y el Midway (y H.H. Holmes) de Chicago 1893, y la Torre Eiffel, que se construyó para la Exposición Mundial de París de 1889. También existe la idea de que estas reuniones mundiales se celebraron principalmente para entretener a las masas. Pero eran mucho más que entretenimiento.

Las primeras versiones de las Ferias Mundiales coincidieron con la propagación de la Revolución Industrial desde Inglaterra a Estados Unidos y los eventos proporcionaron una plataforma desde la que los países y las empresas podían mostrar su poderío industrial y sus últimas innovaciones. También se diseñaron para infundir confianza a un público que todavía se estaba acostumbrando a la idea de que muchos de los bienes que utilizaban a diario se fabricaban ahora con máquinas, en lugar de a mano.

A continuación, se analiza el papel de la Revolución Industrial en la creación de las Ferias Mundiales y cómo estas influyentes reuniones internacionales aceleraron el desarrollo de nuevas tecnologías.

Las fiestas locales se convierten en exposiciones internacionales

El concepto de que la gente se reúna para mostrar y vender lo que ha producido no es algo nuevo. Después de que los festivales agrícolas existieran durante siglos, los grupos de mecánicos y artesanos empezaron a organizar sus propias ferias en torno al siglo XVII, según Robert Rydell, profesor emérito de historia de la Universidad Estatal de Montana y autor de varios libros sobre las ferias mundiales.

«Durante siglos ha habido ferias y festivales agrícolas, y luego, cuando te adentras en el siglo XVII, hay diferentes celebraciones que organizaban los mecánicos y los artesanos», explica Rydell. «A medida que nos acercamos al siglo XIX, con la aceleración del ritmo de la industrialización, hay festivales dedicados a mostrar lo que los individuos y los grupos de mecánicos eran capaces de lograr a través de las nuevas innovaciones», explica Rydell, señalando que eran de ámbito regional y aún no nacional.

En 1851, la Gran Exposición de los Trabajos de la Industria de Todas las Naciones -más conocida como la Gran Exposición o la Exposición del Palacio de Cristal- cambió eso. El evento, considerado como la primera Feria Mundial, se celebró en el Hyde Park de Londres. No sólo fue la primera fiesta nacional que celebraba el progreso industrial, sino también la primera exposición internacional, explica Rydell. «Realmente reunió a partidos, gobiernos e intereses privados de todo el Atlántico y Europa para mostrar los frutos de la industrialización», añade.

La pieza central del acontecimiento era la sala de exposiciones: una estructura de cristal y hierro fundido apodada el Palacio de Cristal. El interior, que se asemeja a un enorme invernadero, estaba inundado de luz natural, lo que permitía a los asistentes echar un vistazo a las nuevas maravillas industriales del mundo, normalmente confinadas en oscuras fábricas.

«La exposición del Palacio de Cristal pretendía ofrecer una medida de estabilidad y confianza frente a la creciente ansiedad por la industrialización», dice Rydell.

Acercar la fábrica a los asistentes a la feria

Además de ser una época de innovación sin precedentes, el inicio de la Revolución Industrial en la Inglaterra del siglo XVIII fue también un periodo de tremenda agitación social. «La gente había sido desplazada de las granjas, [y había] ciclos de depresión industrial», explica Rydell. «‘No hay nada seguro sobre la dirección que toma la industrialización, así que ¿cómo será el futuro? Esa es la pregunta que los promotores del Palacio de Cristal intentaron resolver y responder para un público masivo».

Las exposiciones internacionales posteriores, como las de París (1855, 1867 y 1878) y Filadelfia (1876), también intentaron que el público se sintiera más cómodo con la idea de la industrialización y la fabricación. Pero a partir de la Exposición Columbiana de Chicago de 1893, las empresas adoptaron un nuevo enfoque: en lugar de limitarse a dejar que los asistentes a la feria vieran sus últimos productos, les mostrarían cómo se fabrican.
Conocidas como «exposiciones de procesos», las empresas instalaron versiones a pequeña escala, pero totalmente funcionales, de sus fábricas en los eventos, dando a los asistentes a la feria la oportunidad de presenciar de primera mano cómo se fabricaba todo, desde el vidrio hasta los zapatos o los alimentos, según Allison C. Marsh, profesora asociada de historia en la Universidad de Carolina del Sur, en un capítulo de Meet Me at the Fair: A World’s Fair Reader.
Pero el objetivo de estas exposiciones no era que los asistentes salieran con un conocimiento práctico de los detalles técnicos de la fabricación, señala Marsh. En cambio, las empresas pretendían demostrar la complejidad del proceso y su maquinaria de última generación.

«Al destacar el número de pasos, los fabricantes podían ilustrar la calidad de sus artículos y justificar el precio del producto final», escribe Marsh. Al igual que los organizadores de la Gran Exposición de 1851, las empresas esperaban que estas fábricas in situ infundieran confianza a los consumidores que aún podían tener dudas sobre los artículos producidos en masa y la industrialización en general.

Una tradición de avances tecnológicos

El increíble éxito de la Gran Exposición de 1851 puso en marcha el movimiento de exposiciones en todo el mundo y sirvió de modelo para las que siguieron. Las exposiciones de nuevos productos y maravillas tecnológicas encendieron el fuego de los competidores potenciales para que presentaran algo aún más impresionante en la siguiente exposición, lo que impulsó aún más el crecimiento y el desarrollo industrial.

«Piensa en ello como en un poder diplomático blando», dice Rydell. «No vas a la guerra con alguien, pero básicamente estás mostrando el tipo de poder que has acumulado a través de todos tus recursos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.