Superposición del sitio

¿Cuál era el misterioso mensaje escrito en las envolturas de la momia?

Un enigma confundió a los egiptólogos cuando se encontró una lengua antigua no identificada en las vendas de una momia en el siglo XIX. Resolverlo llevó décadas, pero recompensó a los estudiosos con una valiosa información sobre los autores: los etruscos.

En 1868, el Museo de Zagreb (Croacia), que entonces formaba parte del Imperio Austrohúngaro, adquirió la momia egipcia de una mujer. Su anterior propietario le había quitado las envolturas, pero las conservaba. Era una persona normal, no de la realeza ni de la clase sacerdotal. Sin embargo, sus envoltorios contenían un fascinante rompecabezas. Las tiras de lino estaban escritas, pero el egiptólogo alemán Heinrich Brugsch observó que no eran jeroglíficos egipcios. Era una escritura desconocida para él.

Dos décadas más tarde, en 1891, las autoridades del museo aceptaron enviar las envolturas a Viena para ver si podían traducir las marcas. Las vendas fueron examinadas por el egiptólogo austriaco Jakob Krall, que pudo finalmente descifrar el código: Las letras no eran coptas, como algunos habían especulado, sino etruscas, las palabras de una cultura que había dominado la Italia prerromana. Quien había envuelto la momia siglos antes había utilizado tiras arrancadas de un libro de lino etrusco.

El descubrimiento fue sensacional. Las referencias a los libros de lino etruscos se encuentran en muchas obras clásicas, pero había sido imposible encontrar ejemplares que sobrevivieran. El clima árido de Egipto, junto con los desecantes utilizados para secar la momia, habían creado un entorno perfecto para preservar el frágil tejido. Las envolturas de la momia no sólo eran el primer texto etrusco de lino encontrado intacto, sino también el texto más largo jamás encontrado en etrusco. Podría ser una mina de oro de información sobre la cultura.

La identificación por parte de Krall del Libro de Lino de Zagreb (también conocido por su nombre en latín, Liber Linteus Zagrabiensis) suscitó muchas preguntas sobre su contenido y sobre cuándo fue escrito. Igualmente interesante fue cómo un libro etrusco llegó a envolver una momia egipcia.

Enigmas etruscos

La moderna región italiana de la Toscana se corresponde aproximadamente con la antigua patria etrusca de Etruria. Surgida en el siglo VIII a.C., Etruria comerciaba con los colonos griegos y desarrolló una sofisticada cultura del trabajo del metal, la pintura y la talla. El comercio trajo a Etruria bienes, dioses griegos y el alfabeto griego eubeo. Los etruscos lo adaptaron para crear su propia escritura, que se escribía de derecha a izquierda.

La lengua etrusca es casi única entre las lenguas europeas. Casi todas ellas (incluido el inglés) derivan de lenguas indoeuropeas que llegaron a Europa hace miles de años. El etrusco, sin embargo, es un caso atípico: un caso raro de una lengua que precedió y sobrevivió a la afluencia indoeuropea.

La historia de los primeros romanos está entrelazada con la de los etruscos, que fueron los primeros reyes de la ciudad. Las palabras etruscas se incorporaron al latín -phersu, la palabra etrusca para «máscara», es la raíz de «persona» y «persona». Sin embargo, el crecimiento del poder de la Roma republicana consumiría a la sociedad etrusca, dejando sólo sus artefactos, el vívido arte funerario y las inscripciones que cada vez menos gente podía leer.

El emperador romano del siglo I, Claudio, fue un estudiante de etrusco y una de las últimas personas de la antigüedad clásica capaz de hablarlo y leerlo. Claudio llegó a escribir una historia de los etruscos en 20 volúmenes, una obra que no ha sobrevivido a la era moderna.

Cuerpo de pruebas

Antes de ser desgarrado en vendas, el Libro de Lino de Zagreb era una hoja de unos 3 metros de largo cubierta por 12 columnas de texto. Se cree que la parte recuperada de las vendas corresponde a unas 1.330 palabras, aproximadamente el 60% del texto original. Antes del descubrimiento del libro de lino, los expertos etruscos sólo habían podido estudiar la lengua antigua basándose en unas 10.000 inscripciones breves, pero la identificación por parte de Krall de la lengua del libro de lino en 1891 aumentó enormemente la cantidad de texto disponible.

Al principio, los estudiosos creyeron que el libro de lino era una obra funeraria, lo que llevó a especular que estaba vinculado de algún modo al cuerpo que una vez envolvió. La momia había sido adquirida en la década de 1840 en Alejandría por un croata llamado Mihail Baric. La conservó en su casa de Viena. Tras su muerte, la momia y sus envoltorios fueron donados al museo de Zagreb.

El libro de lino etrusco no era el único texto que formaba parte de las envolturas de la momia. También se utilizó un papiro del Libro de los Muertos egipcio para envolver el cuerpo. Esta obra egipcia hace referencia a una figura femenina, llamada Nesi-Khons («la dueña de la casa»), que los estudiosos creen ahora que es la mujer cuyo cuerpo fue momificado. A finales del siglo XX, se estableció que vivió en algún momento entre los siglos IV y I a.C. y que murió a los 30 años.

La tinta negra del libro de lino estaba hecha de marfil quemado, con títulos y rúbricas en rojo escritos en cinabrio, un mineral escarlata utilizado en los pigmentos. El texto etrusco estaba oscurecido en muchos lugares por el bálsamo utilizado en el proceso de momificación, pero en la década de 1930, los avances en la fotografía infrarroja permitieron descifrar 90 líneas más del etrusco, aclarando aún más lo que los estudiosos creían que había sido la función del libro: un calendario ritual que detallaba los ritos realizados a lo largo del año.

Las instrucciones del libro etrusco se centran en cuándo hay que adorar a ciertos dioses y qué ritos, como una libación ritual o un sacrificio de animales, deben realizarse. Entre las divinidades específicas que se mencionan está Nethuns, un dios etrusco del agua, una figura estrechamente relacionada con el dios romano del mar, Neptuno. El texto también hace referencia a Usil, el dios etrusco del sol, similar a Helios, el dios solar griego.

Un estudio posterior permitió identificar palabras y nombres que señalan el lugar de su composición. Los expertos etruscos creen que el libro de lino se fabricó cerca de la actual ciudad italiana de Perugia. Aunque el lino se ha fechado en el siglo IV a.C., las pistas textuales sitúan la escritura en una época muy posterior. La inclusión del mes de enero como inicio del año ritual es el principal indicador de que el texto fue escrito en algún momento entre el 200 y el 150 a.C. Si esta datación posterior del texto es correcta, abre una ventana a una forma de vida que pronto sería barrida por la expansión del poder romano.

Un ritual anual

Los estudiosos aún no saben exactamente cómo llegó este texto etrusco a Egipto. Se han planteado varias hipótesis. Una de ellas es que la ciudad de Alejandría, donde se compró la momia en el siglo XIX, fue un foco de comercio internacional entre los siglos IV y I a.C. En una ciudad portuaria cosmopolita, los textos de otras culturas no habrían sido una rareza; su cuerpo fue simplemente momificado con el material disponible en la época. Según esta teoría, no hay ningún vínculo especial entre el libro en sí y las creencias de la mujer muerta. Los momificadores se limitaron a utilizar lo que había.

Otra teoría adopta un punto de vista radicalmente diferente, señalando la estatuaria etrusca que representa libros de lino colocados en las tumbas, del mismo modo que los egipcios colocaban el Libro de los Muertos en las suyas. Si la mujer muerta era de ascendencia etrusca, sus parientes podrían haberla enterrado según las costumbres de su cultura adoptiva y ancestral, utilizando tanto el Libro de los Muertos egipcio como el texto de lino etrusco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.