Superposición del sitio

El largo camino de Hawái para convertirse en el 50º Estado de Estados Unidos

Hawái pasó a formar parte de la Unión más de seis décadas después de que un golpe de estado ilegal derrocara a la monarquía nativa hawaiana.
Más de 60 años después del derrocamiento de la monarquía hawaiana, Hawái (ortografía nativa: Hawaiʻi) se convirtió oficialmente en el 50º estado de Estados Unidos el 21 de agosto de 1959. El grupo de islas, situado a unos 3.000 kilómetros del territorio continental de EE.UU. en el Pacífico Sur, siguió a Alaska, el 49º estado, por sólo ocho meses.

La presión de Hawái para obtener la condición de estado había fracasado repetidamente durante más de medio siglo, debido en gran parte, según los expertos, a la discriminación contra la importante población no blanca de las islas. Sin embargo, las inteligentes maniobras políticas, junto con los cambiantes intereses estratégicos de Estados Unidos en el Pacífico durante la Guerra Fría, acabaron por cambiar la situación.

La estadidad no ha sido aceptada por todos en las islas. Para algunos nativos hawaianos, refleja una herencia no deseada del imperialismo, el militarismo y la colonización estadounidenses en la región del Pacífico.

Del derrocamiento a la anexión

Hawaii atrajo el interés estadounidense por razones económicas y estratégicas. Después de que los misioneros cristianos que visitaron el país a principios del siglo XIX informaran de las condiciones favorables para la plantación de caña de azúcar, llegaron inversores comerciales blancos que compraron grandes extensiones de tierra.

En la década de 1870, los tratados vinculaban cada vez más el comercio hawaiano a la economía estadounidense, mientras que la rica clase plantadora trabajaba activamente para socavar la soberanía de los nativos. En 1887, en lo que se conoció como la «Constitución de la Bayoneta», forzaron al rey David Kalakaua, a punta de pistola, a firmar una constitución que vaciaba de poder a la monarquía y negaba de hecho el sufragio a cualquiera que no fuera un propietario blanco de habla inglesa.

El 17 de enero de 1893, un pequeño grupo de plantadores y empresarios blancos logró derrocar a la última monarca hawaiana, la reina Lili’uokalani. Contaron con la ayuda del enviado de Estados Unidos a Hawai que, sin autorización, había conspirado para situar un buque de guerra estadounidense frente a la costa, amenazando con una invasión si la reina se resistía. A pesar de que el presidente Grover Cleveland condenó el golpe y apoyó verbalmente a la reina, el gobierno provisional se negó a dimitir y estableció la República de Hawai.

El nuevo gobierno impulsó inmediatamente la anexión, lo que provocó cinco años de debate político. Los partidarios de la anexión veían en Hawái una puerta de entrada a los mercados asiáticos y una escala estratégica en el centro del Pacífico para los barcos militares y mercantes. Algunos opositores veían la anexión como algo oneroso, amoral y potencialmente inconstitucional. Otros temían que se abriera un camino a la ciudadanía para los residentes polinesios, chinos y japoneses de las islas en una época en la que las leyes de inmigración racistas excluían expresamente a los asiáticos.

Los esfuerzos de anexión se estancaron hasta 1898, cuando el estallido de la guerra hispano-estadounidense subrayó con urgencia el valor estratégico de Hawai como base para las batallas en Filipinas. El 7 de julio de ese año, el Congreso aprobó la Resolución Newlands, por la que se anexionaba Hawái como territorio estadounidense; en 1900, se le concedió el autogobierno.

Los primeros esfuerzos por la estadidad no llegan a ninguna parte

Los esfuerzos para convertir a Hawai en un estado de pleno derecho comenzaron pronto y continuaron durante décadas. Sanford B. Dole, el primer gobernador del territorio de Hawaii (y primo del futuro magnate de la piña), planteó inicialmente la posibilidad en su discurso inaugural de 1894. El 11 de febrero de 1919, se presentó el primer proyecto de ley para la creación de un estado hawaiano en la Cámara de Representantes de EE UU. Murió en el comité.

A pesar de las investigaciones, los informes y las recomendaciones sobre el tema, la estadidad tuvo poca fuerza. En su lugar, Hawaii mantuvo su tenue estatus territorial, con un solo delegado en el Congreso sin derecho a voto. Eso significaba que las islas recibían escasos fondos federales para necesidades cruciales como infraestructuras, mejoras en el transporte, esfuerzos de conservación y educación. Los residentes hawaianos no podían votar a su gobernador o presidente. Y en cualquier momento, el Congreso podía abolir la legislatura territorial y el gobernador local y poner las islas bajo un comisionado residente o una comisión de la Marina.

La Guerra Fría cambia el cálculo de la estadidad

En 1940, dos de cada tres votantes de Hawaii apoyaban la estadidad. La Segunda Guerra Mundial paralizó inicialmente el proceso, pero en 1947, el impulso se renovó en serio. La Comisión de Igualdad de Derechos de Hawai cambió su nombre por el de Comisión de Estatalidad de Hawai. En 1947, 1950, 1951 y 1953 se aprobaron numerosos proyectos de ley de estadidad de Hawai en la Cámara de Representantes y en el Senado. Pero ninguno se impuso en ambas cámaras.

En 1956, después de que John Burns fuera elegido delegado demócrata de Hawái en un Congreso controlado por los demócratas, consiguió ganarse el apoyo de los congresistas del sur, especialmente del líder de la mayoría del Senado, Lyndon Johnson, y del presidente de la Cámara de Representantes, Sam Rayburn. Esto resultó ser crucial, ya que muchos de los llamados Dixiecrats seguían apoyando la segregación y consideraban que la población multiétnica de Hawái era incompatible con su visión racialmente homogénea de Estados Unidos.

Para algunos, sin embargo, la gran población asiática de Hawai no se consideraba un impedimento. Por el contrario, eran intermediarios potencialmente críticos para los crecientes intereses comerciales y militares de Estados Unidos en el Lejano Oriente, especialmente durante la Guerra Fría, afirma el historiador Roger Bell, autor de Last Among Equals: Hawaiian Statehood and American Politics.

El 3 de enero de 1959, el presidente Dwight D. Eisenhower firmó la ley que admitía a Alaska como el 49º estado. Ese mismo año, el proyecto de ley de Hawái, al que ayudó a desvincularse de la candidatura de Alaska, fue aprobado en la Cámara de Representantes por 323 votos a favor y 89 en contra, y en el Senado por un margen de 76 a 15. Por fin, 18 años después de Pearl Harbor, los hawaianos eran oficialmente ciudadanos estadounidenses. Los votantes de Hawaii ratificaron la condición de estado por un margen abrumador de 17 a 1.

En medio del impulso a la soberanía, una disculpa

Sin embargo, no todos los hawaianos celebraron la condición de estado. Los hawaianos nativos han desafiado continuamente la incorporación de Hawái a los Estados Unidos, desde los monárquicos que organizaron una contrarrevolución inmediatamente después del golpe de estado hasta los llamamientos contemporáneos a la descolonización.

Según el Dr. Jonathan Kay Kamakawiwo’ole Osorio, decano de la Escuela de Conocimiento Hawaiano de Hawai, el movimiento de soberanía indígena recibió un impulso significativo en la década de 1970 gracias al activismo antimilitar. En particular, el resentimiento hacia el ejército estadounidense creció cuando los activistas arriesgaron sus vidas tratando de recuperar la isla de Kaho’olawe, un lugar sagrado para los nativos que había sido diezmado ambientalmente tras ser utilizado como campo de tiro.

En 1993, 100 años después del golpe, el gobierno estadounidense se disculpó formalmente con los nativos de Hawai por haber derrocado su reino y haberles privado de su derecho a la autodeterminación. Pero aunque reconocía que se habían cedido 1,8 millones de acres de tierra «sin el consentimiento o la compensación del pueblo nativo hawaiano… o de su gobierno soberano», la declaración no ofrecía ninguna renumeración. Terminaba con el siguiente descargo de responsabilidad: «Nada de lo contenido en esta Resolución Conjunta pretendía servir de solución a ninguna reclamación contra Estados Unidos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.