Superposición del sitio

El pánico a las brujas mató a miles de personas a lo largo de la historia

Juana de Arco y Ana Bolena son dos de las acusaciones de brujería más famosas de la historia, pero como la mayoría de las personas juzgadas por brujería, la histeria colectiva y la superstición las condenaron a un destino espeluznante.

Entre los acontecimientos más notorios de la historia, los juicios por brujería provocaron la tortura y la muerte de miles de personas, la mayoría de ellas mujeres. Algunos de los juicios de brujas más famosos tuvieron lugar en la Francia del siglo XV, la Escocia del siglo XVI y el Massachusetts del siglo XVII. En todos ellos, las víctimas fueron condenadas injustamente como brujas, a menudo torturadas, y luego condenadas a muerte, una historia que es fascinante y horrible.

Antiguos curanderos y hechiceros

La noción de brujería -la manipulación de los acontecimientos cotidianos mediante la magia- se remonta a la antigüedad. El Código de Hammurabi, del siglo XVIII a.C., contiene castigos para la brujería. En general, las brujas podían ser buenas o malas, y practicaban la llamada magia blanca para ayudar a la gente o la magia negra para perjudicarla.

A menudo las practicantes eran mujeres, a las que los vecinos llamaban para curar enfermedades, ayudar a las madres en el parto y recuperar objetos perdidos. Pero a estas mujeres también se les podía culpar de los malos acontecimientos: enfermedades y muertes, tormentas y terremotos, o sequías e inundaciones.

Algunas poseedoras de estos poderes eran incluso adoradas como deidades, como en la antigua Grecia. Como principal diosa griega de la magia y los hechizos, Hécate poseía el control de la tierra, los cielos y los mares. Y la hechicera griega Medea ayudó a Jasón y a los argonautas a conseguir el vellocino de oro, el abrigo mágico de lana de un carnero volador.

Pero mientras que algunos de estos practicantes de la magia eran buenos, los que se creía que lanzaban hechizos impíos, cambiaban de forma y pervertían las leyes de los cielos provocaban temor. La Biblia advierte contra este tipo de maldad, y el Libro del Éxodo ordena: «No permitirás que viva una bruja» (Éxodo 22:18) y en el Levítico «El hombre o la mujer que sea médium, o que tenga espíritus familiares, morirá; los apedrearán. Su sangre caerá sobre ellos» (Levítico 20:27)

El trabajo y los problemas en Europa

Las cosas no fueron más fáciles para las brujas en la Edad Media. La peste negra en Europa provocó la devastación y las guerras religiosas hicieron que la gente creyera en fuerzas antinaturales malévolas -como las brujas y los hombres lobo- que estaban en juego destruyendo la sociedad.

Las brujas se convirtieron en un chivo expiatorio fácil para muchos papas, sobre todo para Inocencio VIII en el siglo XV, cuyos inquisidores apuntaban sobre todo a las mujeres, ya que la Iglesia creía que Eva había originado el pecado en el Jardín del Edén. Las autoridades movilizaban a los ciudadanos para descubrir a los culpables, y las acusaciones de brujería surgían de sucesos mundanos, como pequeñas discusiones y agravios. La tortura, para obtener confesiones, era lo que seguía. Una vez que el torturador quebraba la voluntad de la víctima, las autoridades la obligaban a nombrar a otras y luego las hacían colgar o quemar en la hoguera.

Juana de Arco, una campesina que vivía en la Francia medieval durante la Guerra de los Cien Años, oía voces que le decían que luchara contra los ingleses. Vestida como una guerrera, ayudó a liberar la ciudad de Orleans, vigorizando la moral de las tropas francesas. Cuando los ingleses capturaron a Juana, de 19 años, la acusaron de brujería y la quemaron en la hoguera en 1431. El Papa Benedicto XV canonizó a Juana en 1920, convirtiéndola en la única persona condenada como hereje y luego reconocida como santa.

La brujería en Gran Bretaña

La brujería en las Islas Británicas llegó a las más altas esferas del país. Ana Bolena, la esposa de Enrique VIII por la que éste rompió con la Iglesia católica en 1533, no le dio el heredero varón que deseaba. Declarada culpable en 1536 de adulterio y traición, Ana fue decapitada en la Torre de Londres. Tras su ejecución, Ana fue acusada de ser una bruja de once dedos, aunque cuando se exhumaron sus restos en el siglo XIX, no se descubrió ningún dígito extra. Tras la muerte de Ana, Enrique VIII promulgó la Ley de Brujería de 1542, la primera ley de Inglaterra que prohibía la magia negra.

En Escocia, la brujería se convirtió en un delito, castigado con la muerte, en 1563. Décadas después de su aprobación, el rey Jacobo VI de Escocia provocaría una gran mortandad en las Islas Británicas en la década de 1590, cuando su obsesión por la magia negra inició una de las peores cazas de brujas de Europa. Cuando su novia, la princesa Ana de Dinamarca, viajó a Escocia para casarse con Jaime, una tempestad azotó su barco. El rey culpó a las brujas y acorraló a la gente en North Berwick, Escocia, donde los inquisidores utilizaron la tortura para extraer confesiones.

Entre los desafortunados detenidos estaba la comadrona Agnes Sampson. Los examinadores le introdujeron en la boca una brida de regañar con cuatro púas afiladas y la obligaron a admitir que había intentado matar al rey. La estrangularon, convirtiéndola en una de las 70 personas asesinadas en este suceso que inspiró a las tres brujas de la obra escocesa de Shakespeare, Macbeth.

Juicio a los colonos

En Norteamérica, las colonias inglesas también celebraron sus propios juicios por brujería, el más famoso en Salem, Massachusetts. En 1692, varias muchachas empezaron a tener ataques violentos. El médico local les diagnosticó brujería y fueron llevadas a juicio. La histeria masiva que siguió hizo que los vecinos desconfiados y resentidos, en su mayoría mujeres jóvenes de entre 11 y 20 años, se acusaran mutuamente de ser brujas, lo que dio lugar a los juicios de al menos 150 personas con pocos recursos, incluida una niña de cuatro años.

Muchos fueron obligados a pagar multas y a pedir disculpas públicas, mientras que otros fueron encarcelados durante meses y torturados. Diecinueve acabaron colgados y otro presionado hasta la muerte. El Tribunal General de Massachusetts anuló posteriormente los veredictos de culpabilidad, pero eso no sirvió para calmar a las familias afectadas, y el resentimiento y la amargura perduraron durante siglos.

¿La última bruja de Europa?

Anna Göldi trabajó para una familia como empleada doméstica en Glaris (Suiza). La acusaron de hacer vomitar objetos metálicos a una de sus hijas. Göldi fue ejecutada en 1782, y tiene el poco envidiable honor de ser la última persona asesinada por brujería en Europa. En 2008 las autoridades locales la absolvieron de todos los cargos, y en 2017 la ciudad abrió un museo dedicado a ella y a la época.

Los juicios disminuyen

Los juicios por brujería a ambos lados del Atlántico empezaron a extinguirse después del siglo XVIII en su mayor parte -aunque lo que se consideró el segundo juicio por brujería de Salem tuvo lugar hasta el 14 de mayo de 1878, cuando un científico cristiano fue acusado de hipnotismo-. No todas las brujas eran mujeres. Un seguidor de Mary Baker Eddy de los Científicos Cristianos, Daniel Spofford, ayudó a curar a una inválida de 50 años, Lucretia Brown, cuya columna vertebral se había lesionado cuando era niña. Al principio, Brown afirmó que la Ciencia Cristiana la había curado, pero cuando tuvo una recaída, acusó a Spofford de utilizar el «mesmerismo», o hipnotismo, para afectar negativamente a su salud. El juicio se convirtió en el último juicio por brujería de Salem, que tuvo lugar el 14 de mayo de 1878, casi dos siglos después de la histeria por brujería original. El juez desestimó el caso.

La creencia en la brujería persiste incluso en el siglo XX. Durante la Segunda Guerra Mundial, New Forest Coven, un grupo de supuestas brujas se reunió en Highcliffe-by-the-Sea, Inglaterra, para hechizar a Adolf Hitler el 1 de agosto de 1940. El fundador de la Wicca moderna, Gerald Gardner, escribió en su libro Witchcraft Today, de 1954, cómo el objetivo del grupo era lanzar un hechizo para proteger a las Islas Británicas de los nazis invasores. Su ritual, según relata Gardner, se conoció como Operación Cono de Poder.

Hoy en día, el miedo a la brujería y a los poderes sobrenaturales no ha desaparecido del todo. En Estados Unidos, el «pánico satánico» de los años 80 y 90 suscitó teorías conspirativas infundadas y acusaciones de abuso de rituales de magia negra en todo el país. A principios de la década de 2000, el miedo a la brujería instigaba la violencia y la muerte en países como Papúa Nueva Guinea y Nigeria. A medida que la ciencia sigue avanzando y la superstición se desvanece, tal vez los temores a las brujas de hoy en día se conviertan realmente en una cosa del pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.