Superposición del sitio

Esta «supercúpula» renacentista tardó más de 100 años en construirse

La Catedral de Florencia es, sin duda, una de las grandes hazañas de la ingeniería renacentista. La catedral está dedicada a Santa María del Fiore (Santa María de la Flor), en referencia al lirio, emblema de Florencia. Su icónica e ingeniosa cúpula, que el arquitecto Filippo Brunelleschi completó en 1436, llevó a buen término un proyecto que había comenzado 140 años antes.

Fue el escultor y arquitecto Arnolfo di Cambio quien ideó los planes iniciales para una nueva catedral en Florencia en 1296, que se construiría sobre la ya existente Catedral de Santa Reparata, junto al antiguo baptisterio octogonal. Trabajó en el estilo gótico italiano, incorporando elementos del gótico tardío y del incipiente diseño renacentista. Pero cuando murió en 1310, las obras de la catedral se detuvieron.

Entonces, en la década de 1330, la Opera del Duomo, la institución encargada de las obras, pasó a manos del gremio de la lana, el grupo dominante en la política florentina, que puso los fondos para seguir construyendo la gran catedral. Una serie de eminentes arquitectos ocuparon el papel de capomaestro (maestro de obras) en los años siguientes. El maestro pintor Giotto fue designado para el cargo en 1334, y comenzó la construcción del campanario independiente que ahora lleva su nombre.

La primera gran oleada de la peste negra azotó Florencia en 1348, matando entre el 45 y el 75% de la población. La construcción de la catedral, supervisada en ese oscuro periodo por el capomaestro Francesco Talenti, se paralizó de nuevo. En 1355, sólo los muros laterales y parte de la fachada principal del proyecto estaban cerca de su finalización. Talenti amplió la nave principal, aumentando la longitud de la iglesia a 500 pies, y completó el campanario de Giotto de 280 pies de altura.

El modelo persa

En 1359 o 1360, Giovanni di Lapo Ghini sucedió a Talenti como capomaestro. Se enfrentó al reto de diseñar una cúpula que pudiera cubrir el enorme crucero. Otro arquitecto italiano, Neri di Fioravante, presentó una propuesta que evitaría estructuras externas como los contrafuertes: utilizar anillos de piedra y madera ocultos dentro de la cúpula. Estas «cadenas» funcionarían como los anillos de hierro de un barril, impidiendo que la estructura se partiera.

La propuesta de Fioravante, sin añadidos góticos, se enfrentó al diseño más conservador propuesto por Giovanni di Lapo. En 1367, la Ópera del Duomo optó por la idea de Fioravante, pero con una advertencia: los pilares del crucero se ampliarían y la cúpula aumentaría su diámetro hasta los 180 pies. Fioravante aceptó el reto sugiriendo una cúpula con doble capa: una robusta capa interior sobre la que descansaría una segunda piel más ligera como protección contra los elementos. Era la primera vez que este tipo de diseño, originario de Persia y popular en la arquitectura islámica, se aplicaba en Europa. Fioravante propuso una cúpula octogonal con ocho nervios de piedra que coronaría la catedral.

Fioravante creó una maqueta de su diseño, que se expuso en el interior de la catedral inacabada. Se convirtió en un objeto de fe de que el plan podría y sería puesto en práctica. Cada año, la Ópera del Duomo y sus arquitectos hacían un juramento sobre la maqueta y sobre la Biblia, reafirmando su compromiso de completar la cúpula según lo especificado. Nadie podía dudar de su ferviente apoyo al diseño de Fioravante, pero ¿era factible? En 1418, una vez terminada la base de la cúpula, la Ópera del Duomo convocó un concurso para encontrar un arquitecto que hiciera realidad la cúpula.

Ganar el concurso

Conocido por sus amigos como «Pippo», Filippo Brunelleschi nació en Florencia en 1377 y pasó su infancia en la casa familiar frente a la obra donde la catedral iba tomando forma. Tal vez el hecho de crecer a la sombra de la inacabada Santa María del Fiore, y ver la maqueta de la cúpula de Fioravante en su interior, inspiró a Brunelleschi a descifrar cómo podría construirse una cúpula tan ambiciosa.

Ganando fama como orfebre y escultor, en 1401 Brunelleschi se presentó a un concurso de arquitectura para crear nuevas puertas para el Baptisterio de San Juan de Florencia, el edificio octogonal que se alza junto a la catedral. El reto: Un conjunto de puertas aún más magníficas que las diseñadas unos 70 años antes por Andrea Pisano.

En esa ocasión, Brunelleschi perdió ante Lorenzo Ghiberti. Derrotado, se trasladó a Roma con su amigo Donatello, y durante los siguientes 15 años se sumergió en el estudio de la antigua arquitectura romana. Se dice que redescubrió los principios de la perspectiva lineal desarrollados por griegos y romanos.

Brunelleschi regresó a Florencia entre 1416 y 1417. Cuando se convocó el concurso para diseñar la cúpula en 1418, Brunelleschi ya era uno de los favoritos, junto con su gran rival Ghiberti. Todas las propuestas presentadas debían ceñirse al diseño de Fioravante. En realidad, los jueces buscaban un nuevo sistema de ingeniería para sostener la enorme cúpula mientras se construía. Algunas propuestas preveían puntales de madera que sostuvieran las paredes de la cúpula mientras se levantaba. Otra alternativa consistía en rellenar el crucero con arena para crear un montículo sobre el que descansara la cúpula durante la construcción, solución que la Ópera del Duomo rechazó. Brunelleschi, por su parte, ofreció una propuesta sorprendente y radical: Afirmó que construiría la inmensa cúpula sin utilizar ningún sistema de soporte.

Esta idea causó sensación; nadie podía entender cómo funcionaría. Aunque Brunelleschi se negó a revelar los detalles de ingeniería, era un arquitecto tan respetado y había realizado tan bien otros proyectos para el gremio de la lana que consiguió el encargo. En 1420 se aprobó su audaz diseño con la condición de que compartiera los planos con su rival Ghiberti.

Sabotaje y éxito

Ese mismo año se redactó un memorando con los principios estructurales del proyecto. Brunelleschi confirmó que la cúpula tendría una doble cúpula e incluyó las dimensiones de los anillos estructurales. Volvió a insistir en que la construiría sin ningún tipo de soporte externo, pero no quedó claro cómo. Hoy en día no se conserva ninguna documentación que explique explícitamente la ingeniería de la cúpula. Gran parte de lo que se sabe proviene de la observación y el análisis de la obra terminada.

Al principio de la construcción de la cúpula, el decepcionado Ghiberti y su facción utilizaron varias estratagemas para sabotear la propuesta de Brunelleschi. Le acusaron de desviarse del proyecto original de Fioravante y de cometer errores estructurales en la obra. Incluso llegaron a estar tan desesperados que se quejaron de que el diseño de la cúpula hacía que el interior de la catedral fuera demasiado oscuro. Sin embargo, ninguna de estas polémicas consiguió frenar el proyecto. Una vez que la base de la cúpula alcanzó la altura acordada en 1426, se aprobó la continuación de las obras sin estructuras de soporte.

En 1429 empezaron a aparecer en la catedral grietas causadas por el peso de la cúpula, pero Brunelleschi las arregló con refuerzos de hierro y madera. Poco a poco, capa a capa, la cúpula se fue levantando, sin necesidad de andamios. Aprovechando su experiencia, Brunelleschi diseñó polipastos para facilitar el trabajo. En ellos se utilizaron de forma innovadora engranajes y ejes, y estaban dotados de varias velocidades y de un engranaje reversible. Años más tarde, los dispositivos de Brunelleschi serían estudiados y esbozados por otra brillante mente renacentista, Leonardo da Vinci.

A lo largo de la década de 1430, la construcción se vio obstaculizada por problemas de liquidez, recortes salariales y escasez de materiales de construcción. Pero Brunelleschi siguió luchando y en 1436 fue reivindicado. La magnífica cúpula se completó con éxito y el Papa Eugenio IV consagró la catedral.

Sin embargo, a Brunelleschi no se le dio carta blanca para diseñar la linterna que remataría la poderosa obra. De nuevo se convocó un concurso, y una vez más el diseño de Brunelleschi se impuso al de sus rivales. Aprovechando su brillantez como escultor, talló un modelo en madera de castaño, pero murió en 1446 antes de poder colocarlo. Su diseño para la linterna se completó finalmente y se colocó sobre la cúpula en 1471, rematada con una esfera de cobre -la Palla- diseñada por Andrea del Verrocchio.

En el siglo XVI continuaron los trabajos en la catedral, incluida la espectacular decoración interior de la cúpula, una impresionante representación del Juicio Final iniciada por Giorgio Vasari. La fachada de la catedral quedó inacabada y fue desmontada en 1587. Tres siglos después, se reconstruyó con un diseño neogótico que pretendía recuperar los principios estilísticos propuestos originalmente por Giotto en el siglo XIV.

El arquitecto y polímata italiano del siglo XV, Leon Battista Alberti, se maravilló ante el gran logro de Brunelleschi:

¿Quién podría ser tan envidioso como para negar elogios al arquitecto Pippo, al ver una estructura tan elevada sobre los cielos? Es lo suficientemente amplia como para proyectar su sombra sobre todo el pueblo toscano, hecha como está sin ninguna viga o soporte de madera. Es difícil de creer que se haya hecho en esta época, cuando nunca se vio nada parecido en la antigüedad.

Según la tradición histórica, Filippo Brunelleschi fue enterrado bajo la catedral. La tradición resultó ser cierta: en 1972 se encontró su tumba en la cripta, a la sombra de su propia cúpula que desafía la gravedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.