Superposición del sitio

Estas cuatro ciudades perdidas eran joyas de la antigua África. ¿Qué pasó con ellas?

Thonis-Heracleion, Alejandría, Meroë y Jenne-Jeno fueron en su día centros de sofisticación y riqueza, pero sus fortunas decayeron con el tiempo. Aunque sus antiguos esplendores desaparecieron de la vista, la arqueología está revelando ahora sus gloriosos pasados.

Los enormes monumentos de Giza y los gloriosos templos de Tebas son testigos de la grandeza de las ciudades africanas que los construyeron. Pero otros lugares antiguos de África rivalizaban con su grandeza, y sin embargo los rastros de estos magníficos centros urbanos han sido más difíciles de encontrar. Estas ciudades, antaño prósperas, situadas en el actual Egipto, Sudán y Malí, cayeron en la oscuridad y su esplendor quedó perdido para la historia hasta los tiempos modernos, cuando los arqueólogos hicieron algunos hallazgos sorprendentes.

Thonis-Heracleion, Egipto: un puerto en auge

La ciudad perdida del antiguo Egipto, Thonis-Heracleion, es uno de los mayores hallazgos sumergidos jamás descubiertos por los arqueólogos. Durante miles de años permaneció oculta bajo el agua, y su existencia sólo consta en unas pocas inscripciones y textos antiguos. Este puerto en la desembocadura del Nilo surgió después de que el poder de Egipto se desvaneciera en el siglo VII a.C. Conocida como Thonis por los egipcios y Heracleion por los griegos, prosperó como un centro vital de comercio y cultura, y luego desapareció.

En el año 2000, el arqueólogo marítimo Franck Goddio, del Instituto Europeo de Arqueología Submarina, descubrió por qué no quedaba rastro de ella en esas costas: Toda la ciudad se había hundido bajo el mar Mediterráneo en el siglo VIII d.C. Buscando a unas 4 millas de la costa actual en la bahía de Abu Qir, bajo 33 pies de agua, el equipo de Goddio encontró los restos de un templo a Amón y un sistema de canales que habrían entrelazado la ciudad.

Más de 70 barcos hundidos y cientos de anclas revelaron que Thonis-Heracleion fue un bullicioso centro comercial a la altura de Babilonia y Pompeya. Los descubrimientos submarinos incluían figuras de esfinges y gobernantes, anillos, monedas y una enorme estatua de granito rojo del dios egipcio Hapy, símbolo de la abundancia. Entre otros tesoros había lujosas cerámicas griegas y cestas de mimbre de 2.400 años llenas de fruta.

¿Cómo desapareció esta vibrante ciudad bajo las olas? Los investigadores creen que una combinación de terremotos, marejadas y un suelo blando y licuado hicieron que Thonis-Heracleion se hundiera por su propio peso.

Alejandría, Egipto: epicentro del aprendizaje y la cultura

El puerto mediterráneo de Alejandría, al borde del delta del Nilo en Egipto, fue la ciudad más famosa fundada por Alejandro Magno, rey del antiguo reino griego de Macedonia. Hoy en día, gran parte de la antigua ciudad se ha hundido en la tierra húmeda y se encuentra bajo unos 6 metros de agua. Fundada en el 332 a.C. durante los viajes de Alejandro, la ciudad era accesible al comercio mediterráneo, convirtiéndose rápidamente en una encrucijada de aprendizaje y cultura. Eruditos griegos, egipcios y judíos se mezclaron entre los templos de aprendizaje de Alejandría.

El distrito de Mouseion incluía la Gran Biblioteca, fundada para reunir, según Aristeas, «todos los libros del mundo». (Fue destruida en gran parte por un incendio durante las guerras con Roma.) Algunas de las mentes más brillantes del mundo antiguo tuvieron su hogar en Alejandría, como Euclides, Arquímedes y Ptolomeo. Fue en Alejandría donde el geógrafo Eratóstenes midió por primera vez las dimensiones de la Tierra. Cientos de eruditos realizaron allí la primera traducción del Antiguo Testamento del hebreo al griego. Alejandría floreció hasta el siglo VII d.C., cuando cayó en manos de los conquistadores persas y luego árabes.

Un gran tsunami en el año 365 d.C., entre otras cosas, causó estragos. En lugar de ser abandonada como tantas otras ciudades al producirse la catástrofe, la antigua Alejandría fue engullida al construirse sobre ella una ciudad nueva y moderna. La ubicación exacta de algunos de los monumentos más famosos de Alejandría, como las tumbas de Alejandro Magno y Cleopatra, sigue siendo un misterio.

Meroë, Sudán: ciudad de reinas guerreras

No todas las ciudades poderosas reinaban en Egipto. Los dirigentes de Kush, un antiguo reino de Nubia situado en el sur del valle del Nilo, establecieron una capital en Meroë en el siglo VI a.C., en el actual Sudán. Rodeada de tierras fértiles y situada en medio de las rutas comerciales africanas, la ciudad mantenía una industria metalúrgica que producía piezas de oro de gran belleza.

La cultura kushita mezclaba influencias egipcias y otras africanas. En algunos templos, las tallas representan a importantes dioses y diosas egipcios como Amón e Isis; en otros, representan a Apedemak con cabeza de león, un dios de la guerra kushita que a menudo aparece con un arco y una flecha. La herencia egipcia se manifiesta de forma más llamativa en las más de 200 pirámides y tumbas empinadas de Meroë, que se encuentran en los dos principales cementerios de la ciudad. Aquí se enterraban reyes, reinas y nobles, a veces acompañados por los cuerpos de animales sacrificados y sirvientes.

Kush también era famosa por sus fuertes gobernantes femeninas. Conocidas como kandakes, estas reinas y reinas madres no eran reacias a tomar las armas. El historiador griego Estrabón se refiere a la reina Amanirenas (refiriéndose a ella erróneamente como reina Candace), que luchó contra los romanos en el siglo I a.C., como «un tipo de mujer masculina y ciega de un ojo». La reina Amanitore, que gobernó a principios del siglo siguiente, aparece representada en las paredes de los templos sosteniendo una larga espada.

En el siglo IV d.C., el reino decayó, posiblemente tras una incursión del cercano reino de Axum. Meroë, una parte orgullosa de la historia sudanesa, fue ignorada por Occidente hasta los siglos XIX y XX, cuando los ladrones de tumbas y luego los arqueólogos desenterraron sus riquezas.

Jenne-Jeno, Malí: hogar de artesanos

El desierto del Sahara se extiende por el norte de África, creando una barrera que, según los historiadores occidentales, impidió que las ciudades prosperaran hasta el siglo IX d.C., cuando los mercaderes del norte establecieron rutas comerciales a través de las formidables arenas. El descubrimiento de la antigua y vibrante ciudad de Jenne-Jeno, cerca de Djenné, en el actual Malí, demostró que estaban equivocados.

En la década de 1970, la fotografía aérea reveló los restos de un asentamiento en forma de montículo en tierras fértiles cerca del río Níger. En este lugar, los arqueólogos Susan y Roderick McIntosh descubrieron lo que en su día fue una comunidad atestada de gente que data de alrededor del año 250 a.C., lo que la convierte en una de las ciudades más antiguas encontradas en el África subsahariana.

Sus habitantes cultivaban arroz, sorgo y otros cereales; fabricaban adornos de hierro, cobre y bronce; y moldeaban fina cerámica y expresivas esculturas de terracota. Cientos de animalitos de arcilla encontrados allí pueden haber sido fabricados como juguetes para mantener a los niños entretenidos.

Entre 7.000 y 13.000 personas vivían en sus viviendas de adobe y probablemente comerciaban con las ciudades cercanas. Su estructura, sin palacios ni otras grandes estructuras, sugiere que los habitantes de la ciudad eran relativamente igualitarios. Jenne-Jeno funcionó durante casi 1.000 años.

En los siglos XI y XII, la ciudad decayó, posiblemente debido a que otras ciudades, como Tombuctú, empezaron a tener un gran auge y a atraer a la población. En la actualidad, Djenné y sus alrededores son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.