Este mapa europeo inspiró una moda de cartografía lúdica hace 500 años

A finales del siglo XIV, la cartografía en Europa estaba en pleno auge. Muchos mapas eran prácticos, producidos para navegar por las rutas comerciales en expansión, pero algunas creaciones notables contenían algo más que geografía. Reflejaban las preocupaciones culturales, sociales y políticas de la época. Uno de los más destacados fue el realizado en la década de 1530 por el erudito y cortesano austriaco Johannes Putsch, cuya obra más famosa personificaba a Europa como una reina coronada y ataviada con un orbe y un cetro.

El mapa original de Putsch, una xilografía algo tosca, se conoció con diversos títulos, como «Europa regina» («La reina Europa»). La progresión de la cabeza a los pies de la reina se mueve de oeste a este, Putsch etiquetando cada región con un nombre latino: Hispania, la Península Ibérica en el oeste, es la cabeza de la figura, y las regiones orientales de Bulgaria y Moscovia forman sus pies. El brazo de la izquierda es Italia y Sicilia está representada por un orbe en su mano. El brazo de la derecha es Dinamarca.

Ver a Europa como una mujer podía resultar natural para los lectores de los mitos clásicos, que sabían que el continente llevaba el nombre de Europa, una princesa raptada por el dios griego Zeus. Las personificaciones de Europa circularon en forma de dibujos del místico italiano del siglo XIV Opicinus de Canistris. Aunque no se sabe si Putsch había visto las obras de Opicinus, es probable que presenciara las procesiones imperiales organizadas por los gobernantes de los Habsburgo en las que los continentes se personificaban a menudo como mujeres.

Petición de paz

La bella imagen de Putsch enviaba un poderoso mensaje al mostrar a Europa como una sola entidad. El Imperio de los Habsburgo -centrado en España y el Sacro Imperio Romano Germánico- era la fuerza militar más poderosa de Europa, y su papel de mantener unida a Europa es fundamental para el tema de la unidad de Putsch.

Acompañan al mapa unos versos que Putsch escribió en latín. Hablando en primera persona, la «Reina Europa» aboga por la unidad y se dirige directamente a Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de España, y a su hermano, Fernando I de Austria (en cuya corte trabajaba Putsch).

La reina se dirige a ellos como «las estrellas más brillantes del mundo» y les ruega que pongan fin a las guerras -en Italia y entre protestantes y católicos- que la están desgarrando. Con las amenazas adicionales de los turcos otomanos en el este, su seguridad depende de los «fieles y poderosos» oficios de la Alemania de los Habsburgo, situada cerca de su corazón, y de España, en su cabeza.

Se conocen pocos detalles biográficos de Putsch. Murió joven en 1542, pero su creación perduró, suavizada en ediciones posteriores y realzada con color. Sembró una idea sobre la unidad europea que se experimentaría durante siglos, y podría decirse que culmina en la Unión Europea de hoy. El mapa también inspiró un género cartográfico, que dio lugar a versiones que representaban a los países como animales y plantas. Populares a finales del siglo XVI y en el XVII, incluyen representaciones de los Países Bajos como un león rugiente y de Bohemia como una rosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *