Superposición del sitio

La Declaración de Independencia fue también una lista de agravios

El documento fue diseñado para demostrar al mundo (especialmente a Francia) que los colonos tenían razón al desafiar el gobierno del rey Jorge III.

Para muchos estadounidenses, la totalidad de la Declaración de Independencia puede resumirse en el conmovedor preámbulo de Thomas Jefferson: «Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que están dotados por su Creador de ciertos Derechos inalienables, que entre ellos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad».

Pero, de hecho, el principal objetivo de la Declaración de Independencia era presentar un argumento convincente de que el rey Jorge III y el Parlamento británico habían infringido sus propias leyes, lo que no dejaba a los colonos americanos otra opción que cortar los lazos y «deshacerse» del dominio británico. Para lograrlo, Jefferson y el Congreso Continental elaboraron una lista de quejas -27 en total- con el fin de demostrar al mundo que el rey Jorge era un «tirano» y un infractor de la ley.

Redactado como el alegato inicial de un fiscal

Esa motivación «legalista» queda clara en el lenguaje de la propia Declaración, que parece el alegato inicial de un fiscal: «La historia del actual Rey de Gran Bretaña es una historia de repetidas injurias y usurpaciones, todas ellas con el objetivo directo de establecer una Tiranía absoluta sobre estos Estados. Para probar esto, dejemos que los hechos se sometan a un mundo cándido».

La ley inglesa incluía disposiciones para destronar a un monarca que hubiera infringido la ley, dice Don Hagist, editor del Journal of the American Revolution, por lo que la Declaración sirvió como una especie de procedimiento de «impeachment», exponiendo los cargos contra el jefe del ejecutivo.

«Estos agravios eran una lista de cargos y acusaciones, un argumento legal de por qué el rey no estaba siguiendo las leyes de Inglaterra que estaban en vigor en ese momento», dice Hagist.

La Declaración no fue la primera lista de agravios coloniales

Una década antes de la Declaración de Independencia, los colonos estadounidenses se enfurecieron por la Ley del Timbre de 1765, que imponía un impuesto directo a los periódicos, panfletos, documentos legales, dados y naipes en un esfuerzo por recaudar dinero para Gran Bretaña. En protesta por los «impuestos sin representación», nueve de las trece colonias convocaron el Congreso de la Ley del Timbre en la ciudad de Nueva York y emitieron una «Declaración de Derechos y Agravios».

En esa declaración de 1765, el Congreso de la Ley del Timbre apeló al rey Jorge «con los más cálidos sentimientos de afecto» y reservó su ira para el Parlamento. Los estadounidenses afirmaron que la Ley del Timbre y las leyes anteriores, como la Ley del Azúcar y la Ley de Acuartelamiento, «tienen un destino manifiesto de subvertir los derechos y libertades de los colonos» y serían «extremadamente gravosas y penosas».

Luego, en 1774, Jefferson escribió un documento llamado «Una visión resumida de los derechos de la América británica», una larga y a veces ácida lista de agravios que fue publicada como un panfleto anónimo. Al igual que otros líderes coloniales, Jefferson estaba furioso porque el Parlamento había disuelto varias legislaturas coloniales (incluida la propia Cámara de Burgueses de Jefferson en Virginia) en respuesta al Motín del Té de Boston.

«¿Deben estos gobiernos ser disueltos, sus propiedades aniquiladas y su pueblo reducido a un estado de naturaleza, por el imperioso aliento de un cuerpo de hombres, a quienes nunca vieron, en quienes nunca confiaron?», escribió Jefferson. «¿Puede asignarse alguna razón por la que 160.000 electores en la isla de Gran Bretaña deban dar ley a cuatro millones en los estados de América, cada uno de los cuales es igual a todos ellos, en virtud, en entendimiento y en fuerza corporal?»

El Congreso Continental se reúne para redactar la respuesta colonial

Meses más tarde, en septiembre de 1774, el Primer Congreso Continental reunió en Filadelfia a delegados de 12 de las colonias (Georgia estuvo ausente) para redactar una respuesta colonial coordinada a las últimas leyes punitivas del Parlamento, conocidas colectivamente como las Leyes Intolerables.

«El propósito del Primer Congreso Continental era decir que todos teníamos que trabajar juntos para formalizar nuestras objeciones a lo que estaba haciendo el gobierno británico», dice Hagist.

El documento que firmaron el 14 de octubre de 1774 era también conocido como la «Declaración de Derechos y Agravios», similar a la elaborada por el Congreso de la Ley del Timbre en 1765, e incluía una lista de «infracciones y violaciones» por parte del Parlamento y la Corona que, en palabras del Congreso, «demuestran un sistema formado para esclavizar a América.»

Agravios en la Declaración de Independencia

La Declaración de Independencia fue redactada por el Segundo Congreso Continental, que se reunió en circunstancias muy diferentes. La guerra estalló entre los británicos y las colonias en 1775, por lo que varios de los 27 agravios de la Declaración se referían a «crímenes» cometidos por la Corona durante el estallido de la Guerra de la Independencia.

«[El rey Jorge III] está transportando en este momento grandes ejércitos de mercenarios extranjeros», escribió Jefferson en la Declaración, «para completar las obras de muerte, desolación y tiranía, ya iniciadas con circunstancias de Crueldad y perfidia apenas paralizadas en las épocas más bárbaras».

Ese agravio se refería al uso por parte del rey Jorge de «mercenarios» hessianos procedentes de la actual Alemania para luchar en nombre de los británicos durante la Guerra de la Independencia, una medida que indignó a los colonos.

Otra queja acusaba al rey de haber «saqueado nuestros mares, asolado nuestras costas, quemado nuestras ciudades y destruido la vida de nuestro pueblo». Era una referencia al bombardeo de Falmouth (actual Portland), Maine, en 1775. En aquella ocasión, un comandante naval británico, en venganza por un insulto anterior, dio a los 3.800 ciudadanos de Falmouth dos horas para huir de la ciudad portuaria antes de arrasarla con una descarga de cañones.

Otros agravios, como el «corte de nuestro comercio con todas las partes del mundo», eran antiguos problemas de las colonias con los británicos. Los comerciantes y los mercaderes eran el alma de la economía colonial, pero a partir de las Leyes de Navegación de la década de 1650, el Parlamento trató de controlar el comercio marítimo colonial. En primer lugar, las mercancías sólo podían enviarse en barcos británicos. Después, sólo se podía comerciar con Inglaterra. Y finalmente, en 1775, se prohibió todo el comercio americano al estallar la guerra.

Los colonos buscaron aliados para luchar contra Inglaterra

La Declaración de Independencia no fue escrita realmente para el rey Jorge III o el Parlamento. La Guerra de la Independencia estaba ya muy avanzada en el verano de 1776, por lo que Inglaterra sabía ciertamente cuál era la posición de los estadounidenses en sus pretensiones de independencia. En cambio, la Declaración y sus 27 agravios pretendían demostrar «a un mundo cándido» -específicamente a Francia y España- que «estas Colonias Unidas son, y por derecho deben ser, Estados libres e independientes».

Por esa razón, dice Hagist, era realmente importante que el texto de la Declaración de Independencia se publicara en el extranjero. «Por supuesto, se le daría mucha publicidad para tratar de conseguir apoyo de cualquier lugar del mundo en el que se pudiera conseguir apoyo».

Uno de los primeros lugares en los que los Fundadores quisieron publicar la Declaración de Independencia fue en Francia, tradicional enemigo de Inglaterra, que acababa de perder la Guerra de los Siete Años (conocida como la Guerra Francesa e India en Estados Unidos). Los estadounidenses incluso crearon un «Comité de Correspondencia Secreta», encabezado por Benjamin Franklin, para enviar agentes a Francia y a otros países europeos para tratar de ganar apoyo para la Revolución.

El 8 de julio de 1776, menos de una semana después de la firma de la Declaración, Franklin y su comité secreto enviaron una copia del documento a Silas Deane, un agente estadounidense en Francia, con instrucciones de traducir la Declaración y compartirla con las cortes reales de Francia y España. Pero el paquete para Deane nunca llegó.

En su lugar, los primeros periódicos extranjeros que publicaron la Declaración de Independencia fueron dos periódicos londinenses el 16 de agosto de 1776 – «Fue muy rápido para los estándares de la época», dice Hagist-, seguidos por periódicos de Escocia, Alemania e Irlanda. El 30 de agosto, un periódico francófono de los Países Bajos fue el primero en publicar la Declaración de Independencia en francés.

Francia contribuyó a la victoria estadounidense en la Guerra de la Independencia, aportando unos 12.000 soldados y 32.000 marineros. Francia fue la primera en reconocer a Estados Unidos como nación independiente y ambos países establecieron una alianza oficial en 1778.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.