Superposici贸n del sitio

La Guerra de Independencia y los comienzos de la revoluci贸n liberal. La Constituci贸n de 1812

La Guerra de Independencia y los comienzos de la revoluci贸n liberal. La Constituci贸n de 1812

Durante el siglo XVIII asistimos a un cambio de dinast铆a producido por la llegada de los borbones que va a suponer la instauraci贸n un modelos centralista (fin de los fueros de Arag贸n) con importantes reformas de car谩cter ilustrado, que se ver谩n limitadas en muchos casos, y supondr谩n un importante aumento de la poblaci贸n seguido de una mejora econ贸mica, favorecido tambi茅n por un largo periodo de paz.

En 1788 se produce la muerte del rey Carlos III, sucedido por Carlos IV, quien hereda los consejeros ilustrados de su padre. Sin embargo, la situaci贸n se complica cuando en 1789 surge la revoluci贸n Francesa, en la que Espa帽a adopta una actitud cambiante respecto a las relaciones con Francia manteniendo las fronteras abiertas, lo que dar谩 lugar a revueltas y la guerra de fronteras acompa帽ada de una fuerte represi贸n. La situaci贸n se mantiene hasta que en 1792 Carlos IV prescinde de los consejeros ilustrados de su padre y entrega el poder a M. Godoy, de origen hidalgo, lo que provoca malestar entre la nobleza, el Clero y el pr铆ncipe Fernando. La situaci贸n se complica m谩s cuando en 1793 Luis XVI es ejecutado. Esto hace que Espa帽a pase a formar parte de la gran coalici贸n que se enfrentar谩 a la Francia revolucionaria, entrando en un desastrosa guerra para Espa帽a que terminar谩 con la firma de la Paz de Basilea en (1795). Este tratado supondr谩 la p茅rdida de parte de territorios transpirenaicos y la subordinaci贸n a la pol铆tica exterior francesa. Estos acuerdos har谩n que Espa帽a, aliada con Francia, entre en guerra con Inglaterra participando en la batalla de Trafalgar (1805), en la que la flota hispano-francesa qued贸 destrozada, provocando la disminuci贸n del comercio con Am茅rica.

Para compensar los gastos de la guerra, se produjo un aumento de impuestos, que deriv贸 en el descontento del pueblo, al mismo tiempo que se produjo la desamortizaci贸n de algunos bienes eclesi谩sticos, lo que a su vez provoc贸 el descontento de la nobleza y el clero, dando lugar a motines y revueltas que contar谩n con el apoyo del pr铆ncipe Fernando.

La situaci贸n empeora m谩s a煤n cuando Godoy firma con Napole贸n el tratado de Fontainebleau (1807) que permite el paso por Espa帽a de las tropas francesas, con el objetivo de invadir Portugal para realizar el bloqueo econ贸mico a Inglaterra. Las tropas francesas entran en Espa帽a pero se sit煤an en lugares estrat茅gicos (Madrid, Barcelona), lo que hace que Godoy traslade la Corte a Aranjuez ante el peligro de una posible invasi贸n. El 18 de marzo de 1808 se produce el Mot铆n de Aranjuez en el que los amotinados piden la destituci贸n de Godoy y la abdicaci贸n de Carlos IV en favor de su hijo el pr铆ncipe Fernando. Los amotinados consiguen sus objetivos y Carlos IV escribe a Napole贸n pidi茅ndole que le restituya en el trono, quien a su vez, pide a Carlos IV, Fernando VII y Godoy acudan a Bayona, donde se llevan a cabo las 鈥淎bdicaciones de Bayona鈥, en las que Fernando VII devuelve la Corona a su padre, quien se la cede a Napole贸n, otorg谩ndosela a su hermano Jos茅 I Bonaparte. Al mismo tiempo, convoca unas Cortes Estamentales, que redactar谩n el 鈥淓statuto de Bayona鈥, una pseudo constituci贸n por la cual se elimina el antiguo r茅gimen, estableci茅ndose un modelo liberal muy moderado similar al imperial franc茅s.

Mientras tanto, en Espa帽a, los excesos del ej茅rcito franc茅s sumados a los rumores de que la familia real hab铆a sido secuestrada, dan lugar el 2 de mayo de 1808 al Mot铆n de Madrid, que ser谩 duramente reprimido por las tropas francesas a cuyo frente se encuentra el General Murat, lo que dar谩 inicio a la Guerra de la Independencia (1808-1814). A Madrid se sumar谩n otras ciudades y el levantamiento se extender谩 por todo el pa铆s.

Ante lo que se considera un vac铆o de poder, surgen las Juntas encargadas de organizar la resistencia. Inicialmente, se formaron juntas locales, que pasar谩n a ser provinciales y, tras la derrota francesa de Bail茅n (Julio 1808), se crear谩 la Junta Central Suprema en Aranjuez, que asumir谩 el poder en nombre de Fernando VII, declarar谩 la guerra a Francia y pedir谩 ayuda a Inglaterra.

En la guerra de la Independencia se pueden diferenciar dos bandos, por un lado los franceses, apoyados por un grupo de ilustrados, los afrancesados, y por otra parte los patriotas, cuyo objetivos es expulsar a los franceses. Dentro de los patriotas se pueden observar dos subdivisiones, los absolutistas, que buscan la vuelta de Fernando VII como monarca absoluto, entre ellos se encuentra la mayor parte del clero, nobleza y clases populares, y los liberales cuyo objetivo es la vuelta de Fernando VII sometido a una Constituci贸n.

La guerra comienza bien para los patriotas con las victorias en Bail茅n y el Bruch, obligando a los franceses a replegarse al norte del Ebro. Esto provoca que Napole贸n llegue a Espa帽a con un nuevo ej茅rcito, que ocupa todo el territorio a excepci贸n de C谩diz. A falta de un ej茅rcito capaz de enfrentarse a los franceses, aparecen nuevas formas de lucha conformadas por las guerrillas, que hostigan todos los desplazamientos del ej茅rcito franc茅s, y la resistencia ante los sitios en Zaragoza y Vitoria.

La guerra cambia su desarrollo cuando, en 1812, Napole贸n comienza la invasi贸n de Rusia. Para ello lleva a cabo una retirada de tropas aprovechada por los ej茅rcitos espa帽ol, portugu茅s y brit谩nico, comandados por el general Wellington, para derrotar a los franc茅s en varias batallas como Arapiles y S. Marcial, lo que produce la retirada definitivas de los francesas tras la firma del Tratado de Valen莽ais (1813), que permite el retorno de Fernando VII a Espa帽a.

Paralelamente al desarrollo de la guerra, se produce el 1潞 intento de establecer un r茅gimen liberal en Espa帽a. La Junta Central Suprema, ante el avance del ej茅rcito franc茅s tras la llegada de Napole贸n, se desplaza a Sevilla y posteriormente a C谩diz, ciudad de ambiente liberal. La Junta, incapaz de dirigir la guerra, decide disolverse, habiendo nombrado una regencia colegiada conformada por 5 miembros, y convocar Cortes elegidas por sufragio censitario muy restringido. Sin embargo, la situaci贸n de guerra y las dificultades de los diputados para trasladarse a C谩diz, hacen que muchos sean sustituidos por habitantes de la ciudad, d谩ndole a las Cortes un car谩cter muy liberal que no se correspond铆a con la realidad del pa铆s.

Las Cortes se re煤nen por 1潞 vez en septiembre de 1810 en la isla de Le贸n (S. Fernando) donde se plantea la declaraci贸n de la soberan铆a nacional y realizan el compromiso de no disolverse hasta aprobar la Constituci贸n. La evoluci贸n de la guerra obliga a las cortes a trasladarse a C谩diz y el 19 de marzo de 1812, se aprueba la primera Constituci贸n espa帽ola siendo larga y muy avanzada para la 茅poca y pa铆s. En ella se establece:

  • Soberan铆a Nacional.
  • Amplia declaraci贸n de derechos y libertades aplicables a ciudadanos de ambos hemisferios.
  • Modelo de Estado como monarqu铆a moderada.
  • Divisi贸n de poderes en Poder Legislativo, conformado por el rey y Cortes unicamerales elegidas por sufragio universal masculino indirecto en 5潞 grado donde el rey propone leyes y tiene veto suspensivo por dos a帽os y las Cortes controlan las actividades del rey; el Ejecutivo en manos del rey y el Judicial, llevado a cabo por jueces y tribunales que juzgar谩n con c贸digos 煤nicos.
  • Cambio en la organizaci贸n territorial por la que el pa铆s queda dividido en provincias gobernadas por diputaciones provinciales y municipios gobernados por ayuntamientos electos.
  • Creaci贸n del Ej茅rcito Nacional al mismo tiempo que se establece el servicio militar obligatorio.
  • Se establece la confesionalidad cat贸lica del Estado quedando prohibidas otras religiones
  • Se crea la Milicia Nacional, cuerpo voluntario con el fin de defender el orden constitucional.

Adem谩s de la Constituci贸n, las Cortes elaborar谩n y aprobar谩n una amplia legislaci贸n con el objetivo de eliminar el antiguo r茅gimen y establecer un nuevo r茅gimen liberal.聽

Entre estas medidas se encontrar谩 la abolici贸n de los se帽or铆os, tanto los jurisdiccionales pertenecientes al Estado como los territoriales considerados propiedad privada; la eliminaci贸n de los mayorazgos; la desamortizaci贸n de los bienes comunales; la abolici贸n de la inquisici贸n a pesar de la oposici贸n de los sectores absolutistas y el clero; la libertad de imprenta a excepci贸n de los asuntos religiosos controlados por la Iglesia; la abolici贸n de los gremios; y la unificaci贸n de los mercados. Toda esta legislaci贸n tendr谩 mucha incidencia en el extranjero pero poca en el pa铆s, donde tras el fin de la guerra de independencia y la firma del tratado de Vallen莽ay regresar谩 Fernando VII, quien desembarca en Valencia y es recibido por un amplio grupo de nobles y clero absolutista, que mediante el manifiesto de los Persas piden al rey la vuelta del absolutismo. De este modo, el monarca, mediante el Decreto del 4 de mayo de 1814, abole la Constituci贸n y toda la obra legislativa aprobada en C谩diz, dando聽 as铆 lugar al retorno del absolutismo (Sexenio Absolutista 1814-1820).

Tras la guerra era complicado reconstruir el pa铆s debido a la dificultad de obtener recursos de un modelo estamental, en el que los privilegiados no pagaban impuestos; sumado al inicio de los procesos independentistas en los territorios americanos.

聽Esta situaci贸n de inestabilidad, agravada por numerosos pronunciamientos militares, duramente reprimidos, con el objetivo de restaurar la Constituci贸n de 1812, se prolongar谩 hasta el 1 de enero de 1820 cuando, en las Cabezas de San Juan, el Coronel Riego proclama la Constituci贸n de 1812, dando lugar a un levantamiento generalizado en las principales ciudades. Ante esta situaci贸n, Fernando VII acepta jurar la constituci贸n el 10 de marzo de 1820, dando inicio al Trienio Liberal; y la convocatoria de Cortes, en su mayor铆a liberales; lo que supone la restauraci贸n de la obra de C谩diz junto con medidas econ贸micas que favorecen a la burgues铆a; la elecci贸n de ayuntamientos y diputaciones; y la restauraci贸n de la聽 Milicia Nacional. Sin embargo, la p茅sima situaci贸n se ver谩 agravada por la oposici贸n de los sectores absolutistas y la pol铆tica obstruccionista del rey, que vetar谩 sistem谩ticamente toda la legislaci贸n aprobada por las Cortes. A todo esto se sumar谩 el descontento de los campesinos, que formar谩n partidas realistas pidiendo la vuelta del antiguo r茅gimen y la divisi贸n producida entre liberales, que formar谩n dos grupos. Por una parte, se agrupar谩n los docea帽istas (moderados) que defienden el mantenimiento de la Constituci贸n de 1812 y los veintea帽istas (exaltados) que quieren hacer una nueva constituci贸n que limite los poderes del rey. A todo esto se sumar谩 el desarrollo de las guerras de independencia en Am茅rica.

En estas circunstancias, la Santa Alianza responde a la petici贸n de ayuda de Fernando VII, encargando a Francia acabar con el Trienio, y env铆a a los 100.000 Hijos de S. Luis comandados por el Duque Angulema, que derrotan a los liberales y reponen a Fernando VII como monarca absoluto, dando as铆 lugar al comienzo de la D茅cada Ominosa/Absolutista. Este ser谩 un periodo marcado por la instauraci贸n del absolutismo, que unido a la sucesiva p茅rdida de las colonias, sumergir谩 al pa铆s en una grave crisis pol铆tica y econ贸mica que durar谩 hasta la muerte de Fernando VII (1833). La muerte de Fernando VII llevar谩 a un conflicto din谩stico conocido como las Guerras Carlistas, que supondr谩 la definitiva instauraci贸n del r茅gimen liberal en Espa帽a.

En conclusi贸n, este periodo supone el fracaso de dos intentos de instauraci贸n del r茅gimen liberal, produci茅ndose el primero en el marco de una terrible guerra de independencia que dejar谩 al pa铆s desolado econ贸micamente, y el segundo en medio de una situaci贸n de restauraci贸n en Europa que provocar谩 la intervenci贸n de la Santa Alianza.

 

 

 

 

 

Descargar tema en formato pdf

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *