Superposición del sitio

Los primeros faraones de Egipto adoraban el siluro y lo veneraban

Puede que este humilde habitante del río Nilo no sea uno de los animales sagrados del antiguo Egipto, pero la tenaz resistencia del siluro y su ilusorio poder sobre la muerte fueron apreciados en el pasado.

Las cobras, los gatos y los buitres se encuentran entre los animales m√°s populares representados en el arte egipcio antiguo, pero el humilde siluro domin√≥ una vez la iconograf√≠a de la civilizaci√≥n junto al Nilo. Com√ļn a todos los continentes, excepto la Ant√°rtida, el siluro es el grupo de peces m√°s diverso de la Tierra. Las entre 2.000 y 3.000 especies tienen algunas caracter√≠sticas notables, por lo que no es de extra√Īar que atrajeran la atenci√≥n de los egipcios, una de las culturas antiguas m√°s preocupadas por los animales.

Llamado así por sus bigotes, parecidos a los de un felino, llamados barbos, el siluro tiene unos sentidos muy afinados que le permiten sobrevivir y encontrar comida en aguas turbias y fangosas. Una familia de siluros tiene un sistema respiratorio que le permite utilizar el oxígeno atmosférico. El siluro caminante (Clarias batrachus), conocido hoy como especie invasora en Florida, utiliza sus aletas para desplazarse por tierra.

Los antiguos egipcios conocían perfectamente las diversas especies de siluros que observaban entre la rica vida del río Nilo. Las especies individuales suelen ser claramente identificables en el arte y la iconografía egipcios.

Los egipcios atribu√≠an a los siluros un rico papel simb√≥lico y mitol√≥gico. El siluro invertido (Synodontis batensoda), por ejemplo, estaba impregnado de importancia simb√≥lica. Su orientaci√≥n ¬ęal rev√©s¬Ľ le permite colocar su boca cerca de la superficie del agua, desde donde parece nadar al rev√©s. En la superficie parec√≠a muerto, pero estaba claramente vivo, lo que sugiere poderes de regeneraci√≥n.

Se han encontrado amuletos de estas criaturas en todos los yacimientos del Reino Antiguo y Medio de Egipto. Se creía que estos objetos evitaban el ahogamiento y se llevaban como collares o adornos para el pelo. Un colgante de oro de principios del segundo milenio a.C. es tan naturalista que puede identificarse fácilmente como el siluro invertido.

Bagre para reyes

La mayor√≠a de los animales asociados al antiguo Egipto eran populares en la iconograf√≠a del Reino Nuevo (1539-1075 a.C.). El humilde siluro fue un icono miles de a√Īos antes, durante los Reinos Medio y Antiguo e incluso el Periodo Predin√°stico.

El uso del siluro como icono se remonta a uno de los artefactos egipcios m√°s antiguos, la Paleta de Narmer. Alrededor del a√Īo 3000 a.C., se dice que Narmer dirigi√≥ el Alto Egipto en su conquista del Bajo Egipto, uniendo as√≠ la tierra y fundando la primera dinast√≠a egipcia. La paleta representa a Narmer abatiendo a un enemigo con una maza; los arque√≥logos saben que la figura victoriosa es Narmer porque su nombre aparece sobre √©l. Consta de dos jerogl√≠ficos: n’r (pez gato) y mr (cincel).

En sus nombres, los faraones intentaban alinearse con el tipo de animales salvajes que infund√≠an respeto. ¬ęEl poder agresivo y controlador de los animales salvajes es un tema com√ļn en la √©lite del √ļltimo per√≠odo predin√°stico¬Ľ, escribi√≥ el egipt√≥logo Toby A.H. Wilkinson. ¬ęDentro del sistema de creencias del Periodo Predin√°stico tard√≠o, el siluro era evidentemente visto como un s√≠mbolo de dominaci√≥n y control, un motivo ideal con el que asociar al rey¬Ľ.

El siluro fue representado en varios relieves de tumbas importantes de este período temprano. Uno de los más conocidos es la mastaba de Ty, un noble de la V dinastía cuya tumba en Saqqara presenta varios frisos de siluros y pescadores. Otro ejemplo es la mastaba de Kagemni, visir del rey Teti de la sexta dinastía, en Saqqara. Un relieve de esta tumba representa una escena de pesca en la que aparecen hombres en esquifes de papiro que persiguen peces de diferentes tipos, entre ellos siluros.

Símbolos de peces

En el Nilo viven muchas especies de siluros. El de la Paleta de Narmer ha sido identificado como perteneciente al género Heterobranchus. Otro tipo de siluro, el Malapterurus electricus, el siluro eléctrico, era, muy literalmente, una fuente de conmoción y asombro para los egipcios: Su carga máxima de 350 voltios puede aturdir a las presas y disuadir a los depredadores, además de provocar una descarga no letal pero dolorosa para los humanos. Su representación en los relieves de pescadores del Reino Antiguo son las primeras representaciones conocidas de estas criaturas.

La capacidad del siluro para navegar por el turbio fondo del Nilo parecía conferirle cualidades mágicas. Los egipcios creían que el siluro podía guiar la corteza solar que llevaba el disco solar a través de la oscuridad del inframundo. Dado que el inframundo se concebía como un reino acuático, el siluro podía seguir protegiendo a la gente después de la muerte, así como en vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.