Superposición del sitio

Por qué se descubren cada vez más naufragios

Decenas de miles de naufragios yacen perdidos y olvidados en el fondo del mar, pero los esfuerzos por localizarlos y explorarlos han experimentado grandes avances.
Se calcula que hay tres millones de naufragios esparcidos por el lecho marino de todo el mundo. La mayoría de ellos nunca se encontrarán, pero desde la década de 2010, los buscadores han ido descubriendo incluso los pecios más antiguos y profundos. ¿A qué se debe esta aceleración de los descubrimientos?

Según David L. Mearns, autor de The Shipwreck Hunter: A Lifetime of Extraordinary Discoveries on the Ocean Floor, la búsqueda de naufragios se ha vuelto más fructífera por un par de razones clave. En primer lugar, los registros de todo el mundo se han digitalizado y, por tanto, es más fácil acceder a ellos. Y, en segundo lugar, la tecnología submarina a distancia ha avanzado de modo que el trabajo real de búsqueda de pecios se ha vuelto mucho más eficiente.

La investigación se digitaliza

Por lo general, la mayoría de las misiones de búsqueda de pecios comienzan con la búsqueda en los archivos, antes de que nadie se haga a la mar. «Si lo haces profesionalmente», dice Mearns, «las preguntas que te haces son: ¿Se puede encontrar? ¿Puede encontrarse en un tiempo razonable con un presupuesto definible?».

Dicho esto, Mearns -que ha encontrado 26 grandes naufragios en todo el mundo- reconoce que incluso la laboriosa investigación se ha vuelto mucho más fácil.

«Se están digitalizando muchos registros, por lo que no es necesario que uno mismo visite todos los archivos», afirma. «Lo que puedo hacer en un archivo en un día solía llevarme al menos una o dos semanas, y eso es sólo la eficiencia de los archivos».

Los AUV y los ROV facilitan la búsqueda

Una vez que la investigación revela el terreno ideal para la caza, los exploradores disponen de herramientas mucho mejores para llevar a cabo la búsqueda. En concreto, señala Mearns, los vehículos submarinos autónomos (AUV) y los vehículos operados a distancia (ROV) permiten a los exploradores penetrar hasta casi cualquier profundidad en el océano. Estos vehículos también permiten a los exploradores ampliar sus zonas de búsqueda.

«Podemos abarcar mucho terreno en términos de búsqueda, podemos ampliar la zona de búsqueda si las pistas no son muy buenas o vagas, por lo que se abre la puerta a que se encuentren más pecios», afirma.

El descubrimiento en marzo de 2022 de los restos del Endurance, el barco de la expedición antártica de Ernest Shackleton, se debió en gran medida al uso de tecnología punta y a un buque de búsqueda capaz de apartar el hielo con una facilidad con la que Shackleton sólo podía soñar en 1915. Ese buque, el SA Agulhas, se construyó en 2012 para abastecer a las bases antárticas de Sudáfrica y estaba perfectamente equipado para abrirse paso a través del notoriamente desafiante hielo marino del Mar de Weddell, donde el Endurance había sido aplastado 107 años antes.

Con 440 pies de largo y casi 13.000 toneladas, es tres veces más largo y 37 veces más pesado que el buque condenado que encontró en el fondo marino antártico. Cuando llegó al lugar aproximado del naufragio del Endurance, desplegó un robot llamado Sabertooth, que fue capaz de descender 3.000 metros, utilizando un sonar para buscar el naufragio y cámaras para filmarlo, todo ello mientras el Agulhas hacía sonar sus hélices para mantener la zona inmediata libre de hielo y su tripulación comprobaba los datos de los satélites para protegerse de la invasión del hielo.

La navegación de Frank Worsley facilitó la búsqueda de el Endurance

Sin embargo, el Agulhas pudo determinar la ubicación aproximada en primer lugar gracias a la diligente toma de medidas y al registro realizado por el capitán del Endurance, Frank Worsley, cuando el barco se hundió el 21 de noviembre de 1915. Aunque Worsley no pudo, por supuesto, registrar la posición del barco con la precisión milimétrica que ofrecen los sistemas GPS actuales, sus cálculos tuvieron un peso considerable debido a su merecida reputación de maestro navegante.

Worsley guió los botes del Endurance desde el témpano de hielo en el que quedó varada la tripulación hasta la isla Elefante, donde la mayoría esperó mientras Worsley, Shackleton y otros cuatro tomaban uno de los botes para encontrar el rescate en Georgia del Sur, a la que llegaron tras 16 días de lucha contra tormentas y olas, todo ello mientras Worsley registraba metódicamente sus posiciones y trazaba su rumbo.

Las habilidades de navegación de Worsley proporcionaron a todos los implicados en la búsqueda del Endurance la confianza de que el barco podría ser encontrado; pero aun así, los exploradores habrían profundizado en los registros para obtener todas las pruebas de apoyo posibles.

La respuesta del público al descubrimiento del Endurance pone de manifiesto la fascinación duradera del público por los naufragios, que Mearns atribuye a «una curiosidad innata por descubrir algo y resolver lo que no se sabe. Y nosotros damos a conocer esas incógnitas. Damos vida a la historia. Es raro que en tierra firme se pueda descubrir algo que la gente no conoce. Pero debido a la profundidad y la oscuridad de los océanos, hay literalmente cientos de miles de misterios que quedan por descubrir».

Descubrimientos de naufragios

A continuación se enumeran algunos de los naufragios más destacados descubiertos o identificados este siglo, a menudo como resultado de la investigación de archivos, la tecnología moderna o una combinación de ambas.

Endurance: El barco de la Expedición Imperial Transantártica quedó atrapado en el hielo del Mar de Weddell en febrero de 1915 y nunca fue liberado. En octubre, el Endurance empezó a ceder ante las garras del hielo, y el 2 de noviembre fue aplastado y hundido, permaneciendo sin ser visto por ojos humanos durante 107 años.

Naufragio en el Mar Negro: Descubierto en 2018 por un equipo del Proyecto de Arqueología Marina del Mar Negro, el buque se hundió hace más de 2.400 años, a 50 millas de la costa de Bulgaria. Es el naufragio intacto más antiguo jamás encontrado. «Que un barco haya sobrevivido intacto desde el mundo clásico, yaciendo en más de 2 km de agua, es algo que nunca hubiera creído posible», dijo el profesor Jon Adams, investigador principal del equipo que encontró el pecio. «Esto cambiará nuestra comprensión de la construcción naval y la navegación en el mundo antiguo».

Esmeralda: Este carruaje portugués se hundió frente a la costa de Omán en 1503 cuando estaba al mando del tío de Vasco de Gama, Vicente Sodré. Descubierto por primera vez en 1998 y luego ampliamente excavado por un equipo dirigido por David Mearns entre 2013 y 2015, es el naufragio más antiguo recuperado de la Era de las Exploraciones de Europa.

Gribshunden: El buque insignia de Juan, rey de Dinamarca, se incendió y se hundió en el mar Báltico en 1495. Allí permaneció sin descubrir hasta que los miembros de un club de buceo local lo encontraron en la década de 1970; sin ser conscientes de su importancia, no informaron a los arqueólogos hasta el año 2000, y no fue hasta 2013 cuando se confirmó la identidad del pecio. El análisis de las maderas demostró que estaban hechas de robles talados en el invierno de 1482-1483. Considerado uno de los naufragios mejor conservados de la época, ha ido revelando poco a poco sus secretos, con arqueólogos que han descubierto detalles como esturiones bien conservados almacenados en un barril en la despensa del barco.

Erebus y Terror: Estos dos barcos zarparon del río Támesis el 19 de mayo de 1845, con 128 oficiales y hombres al mando de Sir John Franklin, en busca del Paso del Noroeste. Cuando los barcos no regresaron, se enviaron una serie de expediciones para encontrarlos. Estas expediciones descubrieron pruebas de que toda la tripulación había perecido y una nota que revelaba que los barcos habían sido abandonados en abril de 1848. Pero los barcos no se encontraron hasta que se descubrió el Erebus en 2014, y el Terror se encontró dos años más tarde, cerca del lugar donde la tradición oral inuit afirmaba que estaban.

El Queen Anne’s Revenge: Originalmente un barco de esclavos francés llamado La Concorde, esta poderosa embarcación fue capturada en noviembre de 1717 por el famoso pirata Edward «Barbanegra» Teach, que la utilizó para saquear varios barcos en la costa atlántica e incluso, en abril de 1718, para bloquear el puerto de Charleston (Carolina del Sur). En junio chocó contra un banco de arena y se hundió frente a Carolina del Norte; el pecio se descubrió en 1996 y su identidad se confirmó en 2011.

El Cisne Negro: En mayo de 2007, una empresa con sede en Florida llamada Odyssey Marine Exploration anunció que, mediante el uso de robots submarinos, había descubierto un naufragio en el Atlántico al que dio el nombre en clave de «Cisne Negro». El pecio contenía 17 toneladas de monedas de oro y plata, con un valor estimado de 500 millones de dólares. Sin embargo, el gobierno de España afirmaba que el pecio era el Nuestra Señora de las Mercedes, una fragata española que se hundió frente a la costa de Portugal en 1804 tras un combate con cuatro barcos de la armada británica. Tras una larga batalla legal, el tesoro fue devuelto a España en 2012.

2 comentarios en «Por qué se descubren cada vez más naufragios»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.