Superposición del sitio

¿Qué fue el «disparo escuchado en todo el mundo»?

Disparada el 19 de abril de 1775, en las batallas de Lexington y Concord, la explosión marcó el inicio de la Revolución Americana. Una noche de abril de 1775, Paul Revere realizó lo que se convertiría en su famoso viaje de medianoche para advertir de un inminente ataque británico contra la población de Massachusetts. Durante años, las tensiones habían ido creciendo en todas las colonias británicas de Norteamérica y aumentaban cada vez más en Nueva Inglaterra. El 19 de abril de 1775 estallarían en las batallas de Lexington y Concord, que dieron inicio a la Guerra de la Independencia estadounidense.

Los primeros rumores

Cuando 1760 amaneció en América, la mayoría de los colonos blancos eran orgullosos británicos, relativamente satisfechos en los brazos del imperio. Habían crecido con la idea implícita de que asumir riesgos era su herencia. Sus abuelos, padres o incluso ellos mismos habían dejado atrás el mundo conocido para establecerse en una tierra llena de oportunidades a un océano de distancia. Por eso, cuando la Corona y el Parlamento empezaron a imponer el control de la vida cotidiana y a afectar a esa perspectiva, se generó una desconfianza latente entre los británicos y los colonos americanos. En una docena de años, esa desconfianza se convirtió en indignación y rebelión.

En el Boston de 1775, asociaciones clandestinas como los Hijos de la Libertad vigilaban de cerca tanto a los leales como a los soldados británicos (conocidos como casacas rojas), que habían sido destacados para mantener el control entre los colonos. En Londres, el rey Jorge III y sus compatriotas tories estaban dispuestos a dar una lección a los colonos descontentos. «Supongamos que las colonias abundan en hombres, ¿qué significa eso?» preguntó Lord Sandwich a la Cámara de los Lores. Luego respondió a su propia pregunta: «Son hombres brutos, indisciplinados y cobardes».

Pero el gran parlamentario y pensador político Edmund Burke ensalzó el feroz espíritu de libertad de los colonos: «En este carácter de los americanos, el amor a la libertad es el rasgo predominante que marca y distingue al conjunto… vuestras colonias se vuelven recelosas, inquietas e intratables, siempre que ven el menor intento de arrebatarles por la fuerza… lo que consideran la única ventaja por la que vale la pena vivir».

Libertad o muerte

Mientras tanto, Patrick Henry, un patriota incansable y miembro de la Cámara de los Burgueses de Virginia, se convirtió en la voz de la rebelión. «Los caballeros pueden gritar, Paz, Paz, pero no hay paz», tronó Henry a los aproximadamente 120 delegados que se reunieron en marzo de 1775 en Richmond, en la Segunda Convención de Virginia. «¡La guerra ya ha comenzado!», se enfureció. «¡El próximo vendaval que barre desde el norte traerá a nuestros oídos el choque de armas resonantes! Nuestros hermanos ya están en el campo de batalla. ¿Por qué nos quedamos aquí sin hacer nada? . . No sé qué camino tomarán los demás; pero en cuanto a mí, ¡dame la libertad o dame la muerte!»

Esta creencia en la libertad y en el derecho humano a ella (aunque no para las mujeres, los esclavizados y los nativos americanos) no tenía precedentes, era una nueva forma de concebir la condición humana. Durante más de un siglo, había ido creciendo y madurando en el ethos estadounidense, y ahora la idea de la libertad individual era muy apreciada, tanto como para luchar por ella.

En Boston, el comandante británico Thomas Gage lo comprendió. Sabía que la ciudad que supervisaba, probablemente junto con otras colonias, se estaba preparando para la lucha. Al escribir pidiendo refuerzos, Gage instó a sus superiores a no subestimar a los estadounidenses: «Si creen que diez mil hombres son suficientes, envíen veinte; si creen que un millón es suficiente, den dos». Sus advertencias sólo recibieron el desprecio de sus superiores británicos, aunque se enviaron algunos refuerzos.

Los norteamericanos no tenían generales experimentados ni un ejército más allá de sus milicias y de los minutemen de élite, entrenados para reunirse a toda prisa. Tampoco contaban con suministros serios de armamento o municiones, salvo lo que se almacenaba oficialmente en los polvorines y armerías repartidos por las ciudades de las colonias.

El conflicto se agrava

Anteriormente, en diciembre de 1774, los casacas rojas y los colonos tuvieron una escaramuza por un importante suministro de pólvora, cañones y armas pequeñas almacenadas en un fuerte costero de New Hampshire. «Las cosas empiezan a ponerse cada día más serias», escribió Lord Percy a principios de abril de 1775. Percy, uno de los comandantes destinados a Boston para servir con el general Gage, había observado cómo empeoraban las condiciones en la ciudad portuaria: poca comida, agua en mal estado y ninguna inclinación por parte de los ciudadanos para ayudar a los casacas rojas que ocupaban su territorio y patrullaban sus calles.

La deserción aumentó en las filas británicas, y desde Londres se animó a Gage a emprender algún tipo de acción decisiva contra los estadounidenses. A mediados de abril, las órdenes que le llegaron fueron más explícitas: «Arresten y encarcelen a los principales actores e instigadores del Congreso Provincial, cuyos procedimientos parecen, desde todo punto de vista, actos de traición y rebelión».

Los Hijos de la Libertad de Boston se enteraron de estas órdenes, gracias a sus aliados en Londres, y esperaron y observaron.

Gage, que era un hombre precavido, envió espías para que reconocieran los alrededores y así poder planear un buen objetivo para su primera acción. Pronto lo tuvo: la ciudad de Concord, a menos de 20 millas al noroeste de Boston. Sus espías, y los leales dentro de la propia ciudad, le habían asegurado que era un almacén de armas coloniales.

El viaje de Paul Revere

Preparado, Paul Revere, ardiente colono y activista del Boston Tea Party, y sus compatriotas idearon un plan para señalar cualquier movimiento de tropas: «Si los británicos salían por agua, mostraríamos dos Lanthorns en el campanario de la Iglesia del Norte. Si lo hacían por tierra, uno». Hacia las diez de la noche del 18 de abril, aparecieron dos tenues luces en el campanario. Revere cruzó entonces tranquilamente el río Charles hasta Charlestown, donde le esperaba «un caballo muy bueno».

Dejando atrás una patrulla británica, Revere cabalgó hacia Lexington, despertando a los milicianos por el camino. Los hombres del lugar dejaron sus cálidas camas y se prepararon para reunirse como ciudadanos soldados. Hacia la medianoche, Revere llegó a Lexington y avisó a John Hancock y Samuel Adams (ambos se habían refugiado allí) de que los británicos se acercaban.

El primer disparo

Durante la fría noche de primavera, unos 800 o 900 casacas rojas marcharon hacia el oeste desde Charlestown. En la penumbra del amanecer, doblaron un recodo y vieron a unos 70 milicianos agrupados en un rincón de la zona común de Lexington. Un comandante británico gritó a los americanos: «¡Dejad las armas, malditos rebeldes!». Algunos se dispersaron, pero ninguno depuso las armas. Sonó un disparo, lo que precipitó un «continuo rugido de mosquetes» de los británicos, y luego una carga con bayonetas. Ocho estadounidenses murieron y diez resultaron heridos. Finalmente, los regulares británicos formaron y continuaron la marcha hacia Concord.

En Concord, los británicos encontraron pocas municiones, pero para su sorpresa, volvieron a escaramuzar con los milicianos locales en las afueras de la ciudad. Cuando los patriotas abrieron fuego, los casacas rojas rompieron y corrieron de vuelta a Concord. Cuando los casacas rojas, agotados, emprendieron la marcha de regreso a Boston, fueron acosados por el fuego americano. Sólo la aparición de mil refuerzos de casacas rojas salvó a la columna original.

La noticia de Lexington y Concord se extendió rápidamente. La Guerra de la Independencia había comenzado.

Un legado duradero

Más de 50 años después, se dedicó un monumento a la batalla en Concord para honrar a los patriotas que habían luchado en abril de 1775. Allí, el 4 de julio de 1837, Ralph Waldo Emerson estrenó su famoso «Himno de Concord», quizá más conocido hoy por la frase que acuñó para describir las propias batallas: Las llamó «el disparo que se oyó en todo el mundo». Desde 1894, Massachusetts conmemora el inicio de la Guerra de la Independencia con el Día de los Patriotas, que suele celebrarse el tercer lunes de abril, con recreaciones en Lexington y Concord, el maratón de Boston y desfiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.