Superposición del sitio

¿Quién fue el primer faraón de Egipto?

Hace cinco mil años, no había una sola nación de Egipto, al menos no como existe hoy. Existían, y habían existido durante miles de años, dos tierras: El Alto Egipto en el sur y el Bajo Egipto en el norte. Hay inscripciones milenarias en cerámica y representaciones de líderes de cada reino que muestran dos entidades distintas con diferentes tradiciones.

Antes de la unificación, las representaciones de los reyes mostraban diferentes atuendos. Los gobernantes del Alto Egipto llevaban una corona blanca alta llamada hedjet, mientras que en el Bajo Egipto los reyes llevaban una corona roja corta llamada deshret. Hacia el 3100 a.C., un rey del Alto Egipto, conocido como Narmer, cambió todo esto. Al incorporar las tierras al oeste de la fértil región triangular del Delta del Nilo a su propio reino -que abarcaba la exuberante zona del Valle del Nilo en el sur (aproximadamente desde lo que hoy es El Cairo hasta el lago Nasser)- creó un Egipto unido, el primer gran estado territorial del mundo.

Las dos tierras de Egipto

El reino de Egipto se extendía desde el delta en el norte hasta el nivel de la Primera Catarata del Nilo en el sur. Narmer, que gobernaba el Alto Egipto, conquistó el delta, lo que condujo a la unificación política de Egipto.

Cuando las dos tierras se unieron, marcó no sólo el comienzo de un estado político, sino también el origen de un gran estado cultural. A partir de Narmer, Egipto comenzó a desarrollar su propio estilo visual distintivo, uno que resonaría a lo largo de los siglos a medida que la iconografía y los símbolos adoptados por Narmer y sus sucesores se afianzaban. Estos símbolos se convirtieron en herramientas utilizadas por los faraones -desde Khufu hasta Hatshepsut y Ptolomeo XII- para transmitir poder, fuerza y unidad durante milenios.

Reyes y coronas

Las obras de arte destacan por su capacidad para preservar momentos en el tiempo, ya que los acontecimientos del día dejan huella en las personas que los soportan. Los registros de la época de Narmer son escasos, pero un objeto que ha sobrevivido a lo largo de los siglos ofrece una ventana a los cambios que tuvieron lugar durante el reinado de Narmer. Se trata de una paleta de piedra, similar a las encargadas por varios reyes del Alto Egipto a finales del periodo predinástico. Hechas de piedra limosa gris y esculpidas con imágenes de dioses, bestias y reyes, estas tablillas se utilizaban para moler y mezclar pigmentos cosméticos. Algunas estaban destinadas a un uso práctico, mientras que otras eran ceremoniales y otras se depositaban en los templos como ofrendas votivas.

Narmer encargó una paleta de piedra limosa votiva de este tipo. Los arqueólogos británicos James Quibell y Frederick Green la descubrieron en las ruinas de un templo de Hierakonpolis (Nekhen), al sur de Luxor, en 1897-98. Conocida ahora popularmente como la Paleta de Narmer, el objeto con forma de escudo data de alrededor del 3200-3000 a.C., y parece que el gobernante consagró la paleta al templo del dios Horus con cabeza de halcón, símbolo del poder cósmico y político. A diferencia de la máscara de Tutankamón, que ha viajado por todo el mundo, la Paleta de Narmer nunca ha salido de Egipto. En la actualidad, el artefacto de 25 pulgadas de alto (que presenta algunos de los jeroglíficos más antiguos del mundo) puede verse en el Museo Egipcio de El Cairo.

La Paleta de Narmer estaba hecha de una sola pieza de piedra limosa y tallada por ambos lados. Tanto el anverso como el reverso presentan representaciones del rey. Es la representación monumental más antigua de un faraón encontrada hasta la fecha. En un lado, Narmer lleva un hedjet del Alto Egipto, agarra a un enemigo por el pelo y levanta una maza para golpear. En el otro lado, el gobernante luce un deshret del Bajo Egipto mientras observa a sus enemigos caídos. Es la primera vez que se representa a un rey egipcio con ambas coronas en la misma obra de arte.

Los egiptólogos consideran que la aparición de ambas coronas es una prueba de la creación de un Egipto unificado bajo su mandato por parte de Narmer y de la promoción activa de la hazaña. Los faraones que le siguieron se basarían en el uso de Narmer de la iconografía real y la modificarían. Las coronas de las dos tierras acabarían combinándose en una sola, llamada pschent (también llamada sekhmety).

Esta doble corona unía visualmente las tierras sobre la cabeza que las gobernaba. El dios Horus, con cabeza de halcón, se representa a menudo con un pschent; se cree que el faraón Den, que gobernó hacia el 2900 a.C., fue el primero en llevar la doble corona, completando así la metamorfosis -dos tierras en una- iniciada por Narmer generaciones antes que él.

Puede parecer contradictorio, pero el concepto de dos tierras no desapareció con esta primera dinastía ni con ninguna de las siguientes. Más bien, se enfatizó la naturaleza dual del reino egipcio, ya que la dualidad era un principio importante de la cultura egipcia, incluido el propio trono. Los faraones posteriores de la primera dinastía adoptarían el título de «gobernante de las dos tierras», y los faraones siguientes seguirían utilizando el título a lo largo de los tiempos.

Mantener las identidades de las dos tierras distintas entre sí era una forma de dar al nuevo orden político una sanción divina. En la antigua creencia egipcia eran fundamentales dos fuerzas opuestas y necesarias: ma’at (orden) e isfet (caos), las fuerzas estáticas y dinámicas que gobiernan el universo. Se deseaba el equilibrio, y el orden y el caos debían coexistir para lograr el equilibrio.

Poses de poder

La paleta también revela la evolución del estilo visual egipcio. Antes de Narmer, las influencias de fuera de Egipto se abrieron paso en las obras de arte. Algunas parecen meramente decorativas, como la roseta (un motivo elamita) utilizada para identificar al portador de sandalias del rey, que se encuentra justo a su izquierda en el anverso de la paleta. En el reverso, dos serpientes -felinos míticos con largos cuellos de serpiente- forman un compartimento circular con sus cuellos entrelazados; estas criaturas también se encuentran en el arte elamita antiguo.

Piedras sagradas

Otra influencia mesopotámica fue la representación de los líderes como verdaderas bestias: criaturas temibles como leones, toros, halcones o escorpiones que destruyen ciudades y aplastan a los enemigos. Narmer aparece claramente dos veces en la paleta con forma humana, y algunos estudiosos creen que aparece dos veces como rey-bestia; en el anverso, puede ser el halcón cuyos brazos humanos se posan sobre la cabeza de un enemigo, mientras que en el reverso, en la sección más baja del cheurón, puede ser un toro cargando a través de los muros de la ciudad y pisoteando a un enemigo indefenso. Esta iconografía de rey-bestia desaparece en gran medida tras el reinado de Narmer, aunque se mantienen algunos vestigios. Los faraones podían mostrarse con forma humana pero llevando una cola de toro (como Den, el cuarto faraón que gobernó después de Narmer).

l retablo de la palma de Narmer, que se encuentra en la parte delantera de la paleta, ha resistido la prueba del tiempo en el arte egipcio. La posición del cuerpo de Narmer -con una mano levantada sosteniendo una maza mientras la otra agarra a un enemigo indefenso- se puede encontrar en casi todas las épocas del Egipto faraónico. En las paredes de su templo de Abu Simbel, Ramsés II abate a sus enemigos al estilo de Narmer, mientras que más de mil años después, Ptolomeo XII está representado en el templo de Horus de Edfu en la misma postura.

¿Qué hay en un nombre?

El nombre de Narmer está escrito en la paleta por ambos lados: en la parte superior aparece una combinación de los símbolos de un pez gato (nar) y un cincel (mer). Sin embargo, los primeros egiptólogos no estaban convencidos de que fuera definitivamente el primer faraón. Los registros reales de la época de Narmer son escasos, y muchos de los existentes están incompletos. Aunque hay varias «listas de reyes» que registran los nombres de los faraones y sus sucesores, son escasas las intactas que se remontan a esa época de la Dinastía Temprana.

Dos de las más importantes fueron encontradas en la década de 1980 por investigadores del Instituto Arqueológico Alemán de El Cairo. Descubrieron dos impresiones de sellos cilíndricos en la tumba del faraón Den. Estos sellos -que siguen siendo las listas de reyes más antiguas documentadas hasta la fecha- enumeran a los gobernantes y sucesores de la I dinastía. Uno de los sellos data de mediados de la primera dinastía y nombra a seis gobernantes. El otro sello data del final de la primera dinastía y nombra a ocho gobernantes. Ambas listas comienzan con Narmer.

Las listas reales creadas milenios después, durante el Reino Nuevo, han creado la confusión. Una de las más completas es la Lista de Reyes de Abidos, grabada en la pared del templo mortuorio de Seti I (siglo XIII a.C.). Grabados en la pared, Seti y su heredero, Ramsés (el futuro Ramsés II), se enfrentan a filas de cartuchos con los nombres de los antiguos faraones de Egipto. En esta lista, sin embargo, el primer rey que aparece es Menes, no Narmer.

El Papiro de Turín es otra lista de reyes de la misma época que la de Seti I. En lugar de estar grabada en piedra, se trata de una escritura hierática cursiva escrita en papiro y es una de las listas de reyes más precisas y completas, que abarca desde la primera hasta la decimonovena dinastía. También nombra al primer rey como Menes y no como Narmer. Siglos más tarde, autores clásicos, como el historiador griego del siglo V a.C. Heródoto, escribieron sobre Menes y no sobre Narmer como el unificador de Egipto. Un sacerdote del templo de Heliópolis del siglo III a.C., Manetón, fue autor de otra fuente fiable que también menciona a Menes como primer rey.

Los egiptólogos intentaron conciliar el uso de estos dos nombres. Tal vez fueran dos personas diferentes, una que unificó Egipto y otra que gobernó después de él. O bien, Menes pudo ser una figura compuesta, formada a partir de las vidas y hechos de otros reyes primitivos. El egiptólogo inglés Flinders Petrie propuso la teoría más aceptada: Narmer y Menes eran la misma persona. Narmer era el nombre del primer faraón de la I dinastía, y Menes era un título honorífico que significaba «el que perdura».

Vida y muerte

Los detalles exactos sobre la vida de Narmer siguen siendo difíciles de precisar. Se cree que procedía de Hierakonpolis. Se le atribuye la organización de su nuevo reino unificado en unas 40 regiones, llamadas nomos. Se casó y su esposa real se llamaba Neithhotep, en honor a una diosa creadora, Neith. Narmer también construyó un templo dedicado al dios creador Ptah en Menfis, otra importante ciudad del antiguo Egipto.

Los detalles de la muerte de Narmer son confusos; los historiadores clásicos, que escribieron milenios después de su muerte, la atribuyeron a que se la llevó un hipopótamo. Algunos egiptólogos afirman que podría haber sido una figura retórica y no un hipopótamo literal, pero la causa de la muerte sigue siendo una cuestión abierta. Narmer eligió situar su tumba en el sur y sería enterrado en lo que se conocería como el Cementerio Real de Abidos, donde también serían enterrados sus antepasados y sus descendientes.

La tumba de Narmer es pequeña y consta de dos cámaras subterráneas que siguen la tradición predinástica de la arquitectura funeraria, estilo que acabaría con él. La viuda de Narmer y su hijo (Hor-Aha) serían enterrados en tumbas más grandes. Los faraones que le siguieron serían enterrados en estructuras cada vez más monumentales, una tradición que alcanzó su cúspide en las grandiosas pirámides erigidas por los faraones del Reino Antiguo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.